Foto: Especial
El plan podría efectuarse a finales del 2020, momento en que Ford trasladaría su producción a Chongqing, a una planta conjunta operada con el socio chino de la firma automotriz Changan Automobile Co. Desde la empresa aseguran que mantendrán nivel de inversión

Ford Motor Co planea consolidar la producción global de sus sedán de tamaño medio en China en 2020, dijeron tres fuentes el miércoles. De acuerdo a la información proporcionada, el sedán Fusion, que se fabrica actualmente en Hermosillo, México y el Mondeo que se produce en Europa en la ciudad española de Valencia, son los modelos que cambiarán su cede de producción.
 
Ambos modelos serían rediseñados a mediados o finales del 2020, momento en que Ford trasladaría su producción a Chongqing, a una planta conjunta operada con el socio chino de la firma automotriz Changan Automobile Co, según fuentes vinculadas a proveedores de partes de Ford y que están familiarizadas con los planes futuros de producción.
 
Un portavoz de Ford de México no quiso realizar comentarios al respecto. Sin embargo, en múltiples ocasiones la automotriz estadounidense ha recalcado la importancia del territorio mexicano para la corporación, afirmando que tiene un fuerte compromiso con México y cree que el crecimiento se basa en la calidad y el compromiso de los empleados.

Ford ha anunciado inversiones de 8 mil millones de dólares en México, lo que permite al país contar con algunas de las instalaciones más eficientes y flexibles de la compañía, que incluye vehículos y motores.
 
En el mundo, la compañía en México es el cuarto productor de vehículos, el cuarto productor de motores y es el segundo lugar en el suministro de instalaciones de fabricación globales de Ford. Hoy en día, el grupo automotriz en territorio nacional cuenta con aproximadamente de 8 mil 800 empleados y fabrica el FORD FIESTA, FUSION y LINCOLN MKZ, así como las versiones híbridas y conectables en sus plantas de Estampado y Ensamblaje de Cuautitlán, la Planta de Estampado y Ensamblaje de Hermosillo y la Planta de Motores de Chihuahua.
 
México ocupa el segundo lugar en proveeduría para Ford, fuera de Estados Unidos y destina aproximadamente 12 mil millones de dólares al año en compras en México. Alrededor del 11-12% del total de compras de Ford a nivel mundial es destinado a proveedores ubicados en el país. Hace sólo unos años, las compras de la firma del óvalo en territorio nacional eran alrededor de $700 millones. En el presente, mensualmente, se envían 65 millones de piezas adquiridas en México a más de 35 sitios en todo el mundo.

La salida del Fusion de Méxcio es parte de una actualización estratégica el pasado que cumple con el compromiso de la marca para convertirse en la compañía de movilidad más confiable del mundo, diseñando vehículos más inteligentes para un mundo inteligente. Es por ello que la amrca se ha aventurado a tomar las decisiones estratégicas correctas que son consideradas elementos clave en el enfoque de negocio de Ford. Dichas decisiones incluyen la producción de un nuevo vehículo totalmente eléctrico en la planta en Cuautitlán para clientes globales, el cual se espera comenzar con la producción en 2020, convirtiéndose en el primer vehículo eléctrico construido en México.
 
La decisión es parte de los actuales esfuerzos del presidente ejecutivo, Jim Hackett, para recortar costos, mientras cambia el énfasis de la compañía de los modelos sedán hacia los vehículos deportivos utilitarios y todo terreno.
 
En junio, Ford había dicho que cambiaría la producción del Focus desde México a China e importaría los vehículos hacia Estados Unidos.
 
Las últimas medidas de Ford podrían frenar las amenazas del presidente estadounidense Donald Trump de revocar o modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).
 
Tal como en el caso del Focus, la decisión de producir el Fusion en China señala un giro en la estrategia de Ford, que está respondiendo a una disminución de la demanda de los consumidores por los vehículos de pasajeros en favor de camionetas y SUV.