Una correcta alimentación brinda las defensas necesarias para fortalecer el sistema inmunológico/Foto: Dan Gold
Desde ingredientes a evitar, al menos en exceso, hasta alimentos a los que habría que darles una oportunidad, es posible combinar elementos en una dieta balanceada que promoverá tu salud

El sistema inmunológico es una red compleja de células, órganos y tejidos que trabajan en conjunto para proteger al cuerpo de infecciones. 

Se ha demostrado que la genética juega un papel importante, pero también sabemos que la fortaleza del sistema como tal, está determinada en gran medida por factores no heredables.

Las frutas y verduras proporcionan nutrimentos esenciales para el organismo/Foto: Trang Doan

A medida que crecen las preocupaciones sobre el nuevo coronavirus, las búsquedas en línea de formas de reforzar el sistema inmune han aumentado y muchos han aprovechado el momentum para ofertar productos e información falsa y hasta dañina.

Cabe aclarar que, no se ha demostrado que algún alimento, suplemento o remedio natural por sí solo, fortalezca el sistema inmune de una persona o evite enfermedades, pero si hay evidencia de que puedan reforzar la salud. 

Cúrcuma. En estudios en humanos, algunos ensayos clínicos pequeños han encontrado que es tan efectiva como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para aliviar la rigidez y la hinchazón de la artritis reumatoide, y fue más efectiva que algunos medicamentos estándar utilizados para reducir la gravedad de la colitis ulcerosa.

La Curcuma es una es una planta herbácea con propiedades benéficas para el sistema inmune/Foto: Especial

Vitamina D. Se puede encontrar en el pescado graso, como el salmón, y en la leche o los alimentos enriquecidos con vitamina D. Nuestros cuerpos la necesitan para producir las proteínas antimicrobianas que matan los virus y las bacterias. Menos de 20 nanogramos por mililitro se considera deficiente. Por encima de 30 es óptimo.

Caldo de hueso. Contiene varias sustancias con actividad medicinal beneficiosa. Un efecto antiinflamatorio leve podría ser un mecanismo por el cual mitiga las infecciones sintomáticas del tracto respiratorio superior.

El caldo de hueso funciona como antiinflamatorio/Foto: Especial

Evitar el exceso de alcohol. El Centro Nacional para la Información Biotecnológica llevó a cabo un estudio que demostró que el consumo de alcohol vuelve a las personas más susceptibles a neumonía, interrumpe la capacidad del cuerpo para defenderse contra las infecciones e impide la recuperación de tejido.

Zinc. Puede inhibir la replicación del rinovirus y combate otros virus respiratorios, es un tratamiento potencial para el resfriado común. El zinc también puede reducir la gravedad de los síntomas del resfriado al actuar como astringente en el nervio trigémino.

Los suplementos de zinc también suelen causar náuseas.

El zinc se puede encontrar en diversos alimentos así como en suplementos/Foto: Markus Winkler

Ivonne Valdés

Editora de los newsletters de CONTEXTO COVID-19Vive la Nueva Normalidad y Quédate en Casa, co-editora de MEMORIAL COVID-19, editora de la revista 360, colaboradora en las secciones de soft news en VANGUARDIA y editora en jefe de Círculo de Oro 2019.
Periodista multimedia y teóloga con especialidad en niños y familias con estudios en comunicación intercultural.
Siempre lista para conocer una nueva historia