Foto: Especial
Pinot se colocó en el cuarto sitio de la tabla general, 1 minuto y 50 segundos detrás de Alaphilippe

FOIX.- Cuando un ciclista francés empieza a perecer, otro sale a la palestra. De una forma u otra, Francia todavía podría seguir en camino a tener su primer ganador del Tour de Francia desde 1985.

Danzando sobre su asiento, con la boca abierta y jadeando por aire, Thibaut Pinot lanzó un ataque feroz y se vio beneficiado por los primeros signos de debilidad en las montañas del líder de la carrera, el francés Julian Alaphilippe, para acercarse al maillot amarillo en la tabla general.

En la última escalada en los Pirineos con una muestra de poder y fluidez que señaló que también será uno de los principales contendientes para llevarse el Tour, Pinot ganó tiempo sobre sus rivales por segundo día consecutivo, luego de conseguir un triunfo en Tourmalet en la etapa anterior.

De cara al segundo y último día de descanso hoy y previo de lo que promete ser una semana final clímax en los Alpes franceses, la carrera está exquisitamente lista. Seis ciclistas están separados por 2 minutos, 14 segundos en la cima de la tabla general.

Surgiendo de la niebla y lluvia, Pinot cruzó la meta de la etapa 15 en segunda posición, 33 segundos detrás de Simon Yates, quien obtuvo una segunda victoria de etapa tras un ataque individual tres días después de su primer triunfo de etapa en el recorrido montañoso en el suroeste de Francia.