Foto: Especial
En el otro extremo de la clasificación figuran Corea (11.1 por ciento), Chile (10.9) y México (7.5)

París. Francia destinó el año pasado 31.2 por ciento de su PIB al gasto público para financiar jubilaciones, salud, empleo y familias, convirtiéndose de lejos en el país rico más generoso en la materia, mientras Chile y México están en la retaguardia, según un estudio publicado este miércoles por la OCDE.

Al igual que en 2016 y 2014, Francia encabeza esta clasificación establecida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Con "gastos sociales públicos brutos" equivalentes a 31.2 por ciento de su PIB, Francia supera en el podio a Bélgica (28.9 por ciento) y Finlandia (28.7).

Aunque esta proporción marca también un retroceso en relación al nivel récord de 32 por ciento alcanzado en 2015 y 2016, sigue siendo muy superior a la media de los 36 miembros de la OCDE, que se situó en 20.1 por ciento el año pasado.

En el otro extremo de la clasificación figuran Corea (11.1 por ciento), Chile (10.9) y México (7.5).

Francia se distingue en materia de salud pública, al que "consagra la parte más importante del PIB", según los datos más recientes (8.8 por ciento en 2015, por delante de Estados Unidos y Alemania).

Sin embargo, no es el país que más gasta en todas las categorías. Para las pensiones de jubilación y viudez, el principal estrato de gasto público en la mayoría de los países ricos, Francia ocupa la tercera posición (13.9 por ciento del PIB en 2015, detrás de Grecia e Italia).

En la categoría de "asistencia de ingresos para la población en edad de trabajar" ocupa el séptimo lugar (5.4 por ciento del PIB en 2015), que incluye prestaciones por desempleo, prestaciones familiares y ayudas relacionadas con la discapacidad (discapacidad, enfermedad, accidentes de trabajo).

Aún si se incluye el gasto social privado, ya sea "voluntario" u "obligatorio", y los impuestos específicos de cada país, "Francia se mantiene en la cima del ranking del gasto social de los países de la OCDE", con un total de 31.7 por ciento del PIB, por delante de los Estados Unidos (30 por ciento) y Bélgica (26.7 por ciento).

En 2017, México, segunda economía de América Latina, invertía 5.8 por ciento del PIB en salud, cifra "bastante inferior" a 9 por ciento del promedio de los 35 países miembros y la tercera más baja del grupo, según un informe de la OCDE, que el mismo año reveló que Chile destinaba al mismo sector 8.5 por ciento y Colombia 7.2.