La cinta es la ópera prima de Pedro Álvarez Tostado, quien aceptó que Fran era el adecuado. / Archivo
Frank Villalvazo, una persona con capacidades diferentes, protagoniza junto a Zurita la película ‘Juego de Héroes’

CIUDAD DE MÉXICO.- Francisco Villalvazo tiene 32 años, es una persona con capacidades diferentes, y ya es estrella del cine, pues participa en la cinta “Juego de Héroes”, junto a Sebastián Zurita.

Frank, como le dicen quienes le conocen, tiene problemas para controlar sus extremidades y su habla no es clara del todo, pero se entiende lo que dice.

Una falta de oxígeno de pequeño hizo que su capacidad motriz no fuera del todo óptima, pero no afectó su desarrollo total.

Futbolero las 24 horas del día, como él mismo dice, logró colarse como utilero en un equipo de Xalapa cuando contaba con 19 años y tiempo después, al ver su temple y a quien no le importaban sus limitaciones, un equipo veracruzano de tercera division lo invitó a desempeñarse como motivador de la escuadra.

Llegó a Pachuca para estudiar como entrenador y un día le invitaron a ser parte del equipo de visores nacionales del club.

Ahora trabaja como motivador en ese equipo, a cuyos jugadores les transmite la idea de que si él pudo superar todo, los demás, también.

“Lo más importante es reconocer lo que haces en la vida, cómo le vas a hacer y el esfuerzo”, dice.

Frank es coprotagonista de “Juego de héroes”, donde comparte créditos con Sebastián Zurita, que estrena el próximo 26 de agosto.

En ella se cuenta la historia de dos bebés que nacen el mismo día, cada uno con destinos distintos.

Uno se convierte en futbolista profesional y, el otro, aguarda cada día frente a las instalaciones de entrenamiento, buscando hablar con el primero.

“Cuando le dijimos que si quería estar en la película, lloró y dijo: imagínense que me vean mis papás en el cine”, recuerda Pedro Cedillo, vicepresidente del club Pachuca, equipo que prestó sus instalciones para el rodaje.

La película es la ópera prima de Pedro Álvarez Tostado, quien luego de una pequeña prueba, aceptó que Fran era el idóneo para el personaje.

“¡Es un ángel!”, suelta el realizador, tan pronto escucha el nombre de quien tuvo a su mando.

Y lo dejó crear. Él mismo pintó su playera del Pachuca acorde al personaje. Como éste es de escasos recursos, no podía comprar una playera original, así la indumentaria debía parecer completamente improvisada.

“Tomó plumas, plumones azules y él mismo comenzó a poner las franjas, apunta el director.

Fran destaca:

“Lo más importante de todo, es que fui yo, dije que quería ser auténtico y cuando me dijeron, este es tu coach (para actuar), dije no lo quiero”.

Así llegó al set desde el día uno y así se despidió cuando terminaron sus llamados, hace ya dos años. Y siempre se divertía.

“Hay una escena importante, en la que estoy acostado, a punto de entrar al quirófano y me decían que no me moviera y pues no podía (risas), hasta que el director dijo, ok, voy a cortar y que quede, fue una cosa chistosa”, cuenta el ahora actor, divertido.

Frank estará esta noche (jueves) en la premier de la película, en Pachuca, el equipo de sus amores.