Propone. El activista se pronunció a favor de repetir la votación.
El activista estuvo entre los 9 aspirantes calificados, pero el Senado eligió otra terna

El proceso para elegir al nuevo titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) fue desaseado y fraudulento, comentó el activista Alberto Xicoténcatl, quien lleva más de 12 años defendiendo a migrantes refugiados en Saltillo.

El jueves, en una tercera votación, el Senado eligió a Rosario Piedra Ibarra con la mayoría de dos tercios de votos requeridos; sin embargo Xicoténcatl criticó que la activista fuera propuesta en la terna porque ella no fue calificada como apta por el parlamento abierto de la sociedad civil.

“Al momento de que se hace la terna, el Senado coloca a dos personas que el parlamento abierto había considerado que no eran del todo óptimas, específicamente Peimbert, exombudsman de Oaxaca, y de la misma forma la señora Piedra Ibarra, por la línea que tenía con el Presidente de la República, ya ha sido candidata por Morena”, explicó Alberto Xicoténcatl, que tiene más de 29 de experiencia luchando por causas sociales.

Además, parlamentarios de oposición y el independiente Emilio Álvarez Icaza denunciaron la desaparición de 2 votos, pues Rosario Piedra Ibarra logró 76, Arturo Peimbert alcanzó 24, Jesús Orozco, 8, y hubo 6 abstenciones; con lo que se sumó 114 votos para 116 legisladores.

“El problema es que desaparecen dos votos, y esos dos votos tenían que haber sido los decisivos para que no se cumpliera el procedimiento legal de las dos terceras partes del Senado, y lo que se tuvo que haber hecho en su momento sería crear una nueva terna”, sostuvo Xicoténcatl, quien fue uno de los 9 aspirantes calificados como aptos por el parlamento abierto para presidir la CNDH.

Por parlamento abierto se debe entender la participación de la sociedad civil, que analizó los perfiles y trayectorias de los 57 aspirantes, para decirle al Senado quiénes son los candidatos óptimos, los que no tienen conflictos de interés o trabajos cuestionables. De estos 57 seleccionaron a 16 y finalmente a 9 candidatos.

Sin embargo, Rosario Piedra Ibarra y Arturo Peimbert, la terna seleccionada por el Senado, no se encontraba en los 9 elegidos por el parlamento abierto. Por eso Xicoténcatl consideró que el proceso estuvo viciado desde ese momento, pues Piedra Ibarra es militante y fue candidata a diputada federal por el partido en el poder, Morena.

“No tiene que ver con que los ciudadanos votemos dentro del Senado, tiene que ver con que se transparenten los procedimientos, y que con esa transparencia la sociedad civil sea testigo de que los procedimientos están siendo conforme a derecho y que no hay intereses ocultos, negociaciones políticas, sino que se está cumpliendo la ley”, aclaró Xicoténcatl.

 

ALISTAN IMPUGNACIÓN

Ante lo que el activista Alberto Xicoténcatl y los senadores de oposición (del PAN y un independiente) consideraron una imposición, los legisladores anunciaron que impugnarán el proceso.

Van a llevar esta controversia a instancias internas del Senado e instancias judiciales, y de no funcionar, llegarán al nivel internacional, como con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo Xicoténcatl.

“Al haber sido parte del proceso, creo que tengo toda la calidad moral para exigir que se cumplan los procedimientos y que se repita este proceso de elección aunque yo no esté presente, no es un tema de que yo quisiera estar”, aclaró e invitó a los demás candidatos y parlamentarios a que se sumen a la protesta y no validen la toma de protesta de Rosario Piedra Ibarra el martes de la siguiente semana.