Riesgos al alza para la inflación: la recomposición del gasto hacia mercancías o presiones de costos; episodios de depreciación cambiaria y presiones inflacionarias externas. Foto: Tomada de Internet
Riesgos al alza para la inflación: la recomposición del gasto hacia mercancías o presiones de costos; episodios de depreciación cambiaria y presiones inflacionarias externas

La Junta de Gobierno del Banco de México dejó sin cambio la tasa de fondeo en 4%, en una decisión unánime, ante el panorama incierto que presentan la inflación, la actividad económica y la trayectoria del tipo de cambio.

Este es el segundo anuncio monetario consecutivo donde la Junta de Gobierno toma una decisión de forma unánime, confirmando así la expectativa del mercado de que no se presentaría un nuevo recorte en el rédito.

En el comunicado argumenta que “desde la última decisión de política monetaria, el peso mexicano se depreció y aumentaron las tasas de interés de mediano y largo plazo”.

En el comunicado de la decisión, Banco de México destacó que entre enero y febrero se desaceleró la actividad económica nacional y si bien prevé un impulso de la demanda externa, “se anticipan amplias condiciones de holgura a lo largo del horizonte del pronóstico”.

En su mensaje, el banco central argumentó también que la inflación general anual aumentó de 3.54% en enero a 4.12% en la primera quincena de marzo y la subyacente de 3.84 a 4.09% en el mismo periodo. Además, enfatizó que las expectativas de inflación general para el cierre de 2021 aumentaron.

El cuerpo colegiado subrayó que para los próximos meses, “la inflación general resentirá transitoriamente los efectos aritméticos por la reducción en los precios de los energéticos del año pasado”.

Puntualizó que “estas previsiones están sujetas a riesgos al alza como son: la recomposición del gasto hacia mercancías o presiones de costos; episodios de depreciación cambiaria y presiones inflacionarias externas”.

En la primera mitad de marzo la inflación registró su mayor nivel desde la segunda quincena de mayo del 2019 cuando la inflación se ubicó en 4.13 por ciento. Además, es la primera vez en cuatro meses y medio que la inflación está fuera del rango objetivo de Banxico, de 3% +/-1 punto porcentual.

El avance en la inflación se esperaba por la presión que ocasiona el alza en los precios de los energéticos, principalmente por los aumentos que presentó el precio internacional del petróleo en el periodo.

En el comunicado, Banco de México resaltó por tercer anuncio consecutivo que “es necesario salvaguardar el ámbito institucional, fortalecer los fundamentos macroeconómicos y adoptar las acciones necesarias en los ámbitos monetario y fiscal”.

Esto ayudará a “propiciar un mejor ajuste de los mercados financieros nacionales y de la economía en su conjunto”, dice Banxico.

Ajuste financiero ordenado

La directora de Análisis Económico en Finamex Casa de Bolsa, Jessica Roldán, considera que la junta otorgó más peso a las condiciones financieras, para favorecer que siga presentándose un ajuste ordenado en el episodio de aversión al riesgo que prevalece.

Con ella concuerdan el economista senior para América Latina de Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía, y el economista para la región de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

Abadía destacó que “una tasa alta, de 4% sirve como escudo” en un contexto más difícil para los mercados emergentes pues “tal como hemos visto en Rusia, Turquía y Brasil, un paso en falso y las monedas de cualquier país emergente va a ser castigada”.

Alberto Ramos agrega desde Nueva York que “las postura prudente está también justificada por el hecho de que estamos entrando en un ciclo electoral y la aceleración esperada de la inflación general anual”.

Posición neutral

Por su parte Diego Camacho, analista de Credicorp Capital, destacó que la postura monetaria es neutral y más conservadora, con lo que también incorpora el comportamiento reciente de la inflación.

La estratega en Finamex, coincidió y destacó que “el espacio para seguir acomodando (la tasa) se agotó y esta neutralidad del comunicado lo que quiere es tranquilizar a los mercados”.

“La junta no quiere mostrarse preocupada por la joroba de inflación pero no cerró la puerta a ningún movimiento de la tasa, ni para un recorte, ni para un alza”.