El actor continúa defendiendo que su exmujer era quien perpetraba la violencia dentro de la pareja y presentó la fotografía como ‘prueba’ la supuesta agresión que habría sucedido en el 2015

Nuevamente, la batalla entre Johnny Depp y Amber Heard tras su divorcio parece más lejos que nunca de terminar, ya sea por las denuncias, los constantes alegatos o los incontables cruces de acusaciones sobre violencia doméstica entre ellos.

Aunque parecía que la situación había llegado a puerto con el último juicio por un supuesto delito de difamación de Heard, ahora el medio norteamericano The Blast hizo pública una declaración del actor sobre la intérprete y una imagen presentada como prueba de un episodio en que la actriz habría apagado un cigarrillo en la cara de Depp tras haberle lazado dos botellas de cristal y haberle cortado un dedo.

Aunque el actor ya había hablado previamente de ese suceso sin profundizar tanto (al menos según la versión trascendida) para desmentir la versión de su exesposa sobre golpes y estrangulamientos, ahora han salido a la luz las nuevas declaraciones recogidas en la demanda contra el tabloide británico The Sun, en las que se pueden leer afirmaciones como “Tuve que someterme a tres cirugías para reconstruir mi dedo. Temí perder el dedo, el brazo y la vida”.

Según el medio citado, en los documentos judiciales se dice que el 8 de marzo de 2015, Heard tuvo una conversación con uno de los abogados de Depp sobre las intenciones del actor de llegar a un acuerdo post nupcial, algo que “causó que la Sra. Heard se enfureciera”.

Aparentemente tal habría sido la rabia de la exmujer del actor de “Piratas del Caribe” que habría lanzado al menos dos botellas de alcohol a Depp, le habría causado un profundo corte en un dedo y posteriormente le habría apagado un cigarrillo en la mejilla.