Especial
Autoridades judiciales del vecino país del norte llevan cuatro años solicitando la extradición del criminal

Jaime González Durán, alias 'El Hummer', fundador de la organización criminal 'Los Zetas', obtuvo este jueves la protección de la justicia federal mediante un amparo tramitado por sus abogados y no podrá ser motivo de extradición, por el momento. 

Autoridades judiciales del vecino país del norte llevan cuatro años solicitando la extradición del criminal por los delitos de delincuencia organizada y narcotráfico, por nombrar algunos. 

González Durán, mediante todas las herramientas legales a su alcance, ha logrado aplazar su extradición y una vez más, mediante la suspensión concedida este jueves por el Juzgado Sexto de Distrito de Amparo en Materia Penal del Primer Circuito, logró evadir a la justicia estadounidense de nueva cuenta.

'El Hummer', nació en la huasteca potosina y se formó para ser un soldado de élite, sin embargo, a finales de los años 90 se convirtió en uno de los 31 fundadores de 'Los Zetas'.

El Hummer fue miembro del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE), con la especialidad de localización, combate y aprehensión de miembros de los grupos de narcotraficantes, pero tras siete años de servicio desertó como soldado especializado. Irónicamente gran parte de su adiestramiento lo recibió de parte de fuerzas especiales norteamericanas. 

Al dejar el Ejército, González Durán, de 27 años de edad, se unió a Heriberto Lazcano Lazcano para formar su escolta personal y brazo armado de Osiel Cárdenas Guillén, alias 'El Mataamigos', líder del Cártel del Golfo, mientras que el cuerpo de élite de militares desertores se llamaría 'Los Zetas'.

El 7 de noviembre de 2008, 'El Hummer' fue detenido por elementos de la Policía Federal durante un operativo realizado en Reynosa, Tamaulipas, donde también confiscaron un vasto arsenal.

En noviembre de 2015, un juez federal frenó la extradición de González Durán a Estados Unidos, al concederle una suspensión definitiva a un recurso de amparo solicitado por su defensa, pese a que la Secretaría de Relaciones Exteriores acordó enviarlo a la nación vecina para enfrentar cargos por tráfico de drogas.

Hoy se repite esa misma historia.