EL jugador podrá volver a las canchas hasta el 2024.
Se beneficiaba de las tarjetas preventivas que le mostraban en los partidos

Una tarjeta amarilla provoca enojo y frustración entre los futbolistas pero uno en Inglaterra, era amante de los cartones preventivos al grado que los provocaba. 

El futbolista del Lincoln City, Bradley Wood, fue suspendido seis años del futbol tras provocar en forma deliberada un par de tarjetas amarillas, todo para obtener beneficio en las apuestas. 

El jugador lo hizo en la campaña 2016-17 de la FA Cup, en el duelo ante el Ipswich y en el duelo ante el Burnley, que terminaron con victoria del Lincoln. 

Sus amigos ganaron una buena cantidad de dinero.

Un tribunal de la Federación de futbol inglesa (FA, por sus siglas en inglés) ha determinado que Wood "influyó en mercados de apuestas" recibiendo dos amarillas de forma intencionada.

El futbolista rechazó los cargos, pero fue declarado culpable y no podrá jugar futbol profesional hasta marzo del 2024, además de recibir una multa de 3.725 libras.

Dos conocidos de Wood apostaron en los partidos ya mencionados, con una ganancia posible de 10.000 libras (11.400 euros), lo que las casas de apuestas detectaron como "cantidades atípicas en el contexto del mercado" en el que apostaron.

"El caso se sustenta en que Wood planeó ser amonestado y le comentó esa información a otras personas, que fueron las que colocaron las apuestas", señaló la FA en un comunicado.

El presidente del Lincoln, Liam Scully, admitió que su equipo se toma "muy en serio" la integridad de sus futbolistas y la integridad del fútbol, por lo que están sorprendidos y entristecidos por el problema.