Un estudio que fue realizado por la Universidad de Glasgow descubrió que los futbolistas son tres veces más propensos a morir de demencia.

Un estudio de la Universidad de Glasgow, a petición de la Federación de fútbol inglesa, revela que los futbolistas son tres veces más propensos a morir de demencia.

La investigación trató de encontrar la relación entre las enfermedades cerebrales y el hecho de golpear la pelota con la cabeza

Para ello, se comparó la muerte de 7,676 exjugadores con el fallecimiento de 23,000 personas no relacionadas con el fútbol como actividad profesional. Los deportistas usados para la muestra jugaron al fútbol en Escocia entre 1900 y 1976.

Lo que llamó la atención para la realización de este estudio fue la muerte del delantero del West Bromwich Albion Jeff Astle en 2002, con 59 años, por un problema cerebral asociado a quienes practican boxeo.

Rogelio Funes Mori (i) de Rayados de Monterrey disputa el balón con Alan Pulido de Chivas de Guadalajara durante un partido correspondiente a la jornada 14 del Torneo Apertura 2019. Foto: EFE

Pese a que los futbolistas tienen mayor riesgo de morir por enfermedades neurodegenerativas, son menos propensos a ataques al corazón y a algunos cánceres

El doctor Williw Stewart, que dirigió este trabajo, explicó que este es el informe más importante que se hizo para tratar la incidencia de las enfermedades neurodegenerativas en el deporte .

"Nuestros datos demuestran que los futbolistas tienen mayores índices de demencia, pero que tienen menos probabilidades de morir por otras enfermedades comunes", añadió.