“Ni amor sin comer, Ni vestido de Gala sin otro tener”

(Refrán castellano).

No es la primera vez que alguien me pregunta: “¿cómo debo ir vestido a una Gala de Ballet?” Los términos “Función de Gala” y “Gala de Ballet” siguen generando cierta confusión, y la duda es justificada, partiendo de la definición que el diccionario de la Real Academia Española ha otorgado a la palabra gala,  como “adorno o vestido lujoso”, “fiesta o ceremonia solemne que exige este atuendo”.

Aunque antiguamente sí existía un protocolo de vestimenta para asistir a una función de Ballet, (que aún se conserva en algunos teatros europeos, sobre todo para funciones de estreno o de gala) como una forma de mostrar respeto a los artistas y a su trabajo, en la actualidad el criterio se ha relajado bastante, restándole importancia a la etiqueta en el vestir como requisito para asistir al teatro y disfrutar una función.

Sin detenernos a polemizar sobre este asunto, hay una tercera definición de la RAE: “espectáculo artístico de carácter excepcional” que parece ser más adecuada a lo que sucede con estos términos, que en nuestros días se emplean principalmente en relación a lo que ocurre sobre el escenario, cuando se cuenta con bailarines de prestigo o invitados de alguna compañía importante.

Generalmente una “Gala de Ballet” reúne a bailarines de alto nivel técnico y artístico en un programa compuesto por varios “pas de deux”  (paso de dos, tradicionalmente ejecutado por una bailarina y un bailarín, como parte culmen de una obra completa del repertorio tradicional que se compone regularmente de un “entrée” o entrada ejecutada por ambos, una variación para cada uno de ellos y una coda final). El programa también puede incluir coreografías neoclásicas y contemporáneas, interpretadas en solos o dúos.

En los últimos años, las Galas de Ballet  se han popularizado en nuestro país, brindado la oportunidad al público de conocer a grandes figuras de la danza, reunidas en un mismo escenario y ofreciendo un espectáculo de alto nivel, con un programa muy variado.

Este año, en Ciudad de México la “Gala de estrellas Elisa y Amigos” reunió a 12 bailarines del Mariinsky Theatre, Bolshoi, New York City Ballet, Norwegian National Ballet entre otras importantes compañías del mundo, acompañando a la reconocida mexicana: Elisa Carrillo (Primera Bailarina del Staatsballett de Berlín, ganadora del Prix Benois de la Danse y de el premio ruso Alma de la Danza). Esta gala se presentó en el Auditorio Nacional, con localidades desde los $550 y hasta $2,500.

En Guadalajara, el también galardonado Isaac Hernández, (Primer Bailarín del English National Ballet, ganador del Prix Benois de la Danse) organiza “Despertares, lo mejor de la danza en un mismo escenario” y reunirá el próximo 20 de Julio a bailarines del Bolshoi, English National Ballet, Ópera de París, American Ballet Theatre, Royal Ballet de Inglaterra y San Francisco Ballet, en el Auditorio Telmex, con localidades de $506 a $2813.

En “Monterrey International Ballet Gala”, participan 12 bailarines de Italia, Ucrania, Francia, Brasil, Japón, Estados Unidos y México, el próximo 07 de Septiembre en el Auditorio Luis Elizondo, con localidades desde $650 hasta $ mil 500.

Otras ciudades de provincia también se están sumando a esta forma de llevar lo mejor de la danza al público local, como Los Cabos, en  Baja California Sur y Matamoros en Tamaulipas.

Saltillo también tiene su propia Gala Internacional de Ballet, en la que ha recibido a los Primeros Bailarines de la Compañía Nacional de Danza, el Ballet de Monterrey, y la Compañía de Danza de Coahuila, provenientes de Japón, Cuba, Argentina, Perú y México. El pasado 24 de Julio, en el Teatro de la Ciudad, en el marco de los festejos del 442 Aniversario de la Ciudad, el Instituto Municipal de Cultura presentó a 14 bailarines de estas tres Compañías,  con un programa de casi dos horas de duración, que incluyó los pas de deux de El Corsario, Don Quixote, Diana y Acteón, Romeo y Julieta, El Cisne negro, entre otros del Repertorio Tradicional, y variaciones y dúos neoclásicos y contemporáneos. Bailarines como Jonhal Fernández, Primer Bailarín del BdM y Ana Elisa Mena, Primera Bailarina de la CND, compartieron el escenario más importante de nuestra ciudad, impulsando además a nuevos talentos, como Said González, quien en unas semanas  aprovechará la estancia por un año que le otorgó la Escuela del English National Ballet.

Después de dos ediciones con lleno total, por tercera ocasión consecutiva, este año, el público de Saltillo nuevamente tuvo la oportunidad de asistir al evento de talla internacional que se ha posicionado como el más importante en materia de danza en la ciudad, sin costo alguno para los espectadores (aún cuando la elevada inversión que la organización de este evento implica, bien podría ser cubierta a través del boletaje, como se hace en las principales ciudades del país) esperemos que esta Gala permanezca en la oferta artística que el público saltillense se merece; que sobreviva a los cambios de administración o a los recortes en el presupuesto de cultura; que se convierta en tradición, y que cada vez más personas encuentren en este acercamiento a la danza una puerta abierta para conocer, aprender y disfrutar un espectáculo de gran riqueza artística y técnica, que además de cultivar, toca profundas fibras del ser humano, y le sensibiliza ante la belleza del arte, del cuerpo, del movimiento, y la vida: ¡algo tan necesario en nuestros días!