Foto: AP
La selección galesa es, de momento, la sensación de la Eurocopa

Gales firmó en Toulouse una gesta histórica, al golear a Rusia (0-3) y clasificarse para octavos de final de la Eurocopa como líder del grupo B; Inglaterra sufrió y empató con Eslvoquia (0-0) para ser segunda y avanzar también a la siguiente ronda; y Rusia quedó eliminada y abandona Francia entre la decepción.

La selección galesa es, de momento, la sensación de la Eurocopa. Su solvente triunfo ante Rusia (0-3) así lo acredita. Los de Chris Coleman concluyen la primera fase de la competición con 6 puntos, después de ganar también a Eslovaquia (2-1) en la primera jornada. Sólo cayeron en la segunda, ante Inglaterra (1-2), en un partido en el que comenzaron marcando y que sólo cedieron en el minuto 91.

Gales estará en los octavos de final con merecimiento. El fútbol ha premiado su esfuerzo, aunque un jugador ha brillado por encima del resto: Gareth Bale. El futbolista del Real Madrid, que ha firmado ocho de los últimos trece goles de su selección, es el indiscutible líder de los suyos y el ídolo de su hinchada. Su gol, de falta, ante Eslovaquia, el primero de Gales en un gran torneo, abrió el camino de la proeza.

Repitió Bale, otra vez de falta, ante Inglaterra, aunque ese tanto no sirvió para sumar puntos, y volvió a alojar el esférico en la portería rival este lunes, ante Rusia, el 0-3 que sentenciaba definitivamente el marcador. Antes, habían anotado Allen Ramsey, en el minuto 11, y Neil Taylor, en el 20.

Sólo once minutos se demoraron los galeses en enseñarles el camino de salida a los rusos, que con un solo punto cierran el grupo B y están eliminados. Rusia entró con mal pie en la Eurocopa, en la que su hinchada ha protagonizado escenas de violencia vergonzantes que eclipsaron a su combinado.

De Rusia, sólo se ha hablado del pésimo comportamiento de sus aficionados y se ha despedido avasallada por la clase magistral de Ramsey, jugador del Arsenal, y la velocidad de Bale. Los dos contribuyeron de forma decisiva para endosarles una goleada sonrojante.

Rusia se va por la puerta de atrás prematuramente. Por contra, Gales escribió su mejor página. Es la primera vez que participa en un gran torneo y ya está en octavos como primero de su cuarteto, y su estrella, Bale, encabeza, con tres tantos, la lista de goleadores.

Inglaterra no pudo con Eslovaquia. Lo intentó y encerró al rival, que se dio por satisfecho con la igualada inicial. Un resultado que le coloca con cuatro puntos como tercero del grupo B y con opciones serias de estar en la próxima eliminatoria.

Los ingleses, que contaron en Saint Etienne con la presencia del Príncipe Guillermo en el palco, partían como claros favoritos, puesto que nunca habían perdido contra el conjunto eslovaco. Sin embargo, no pudieron con el bloque defensivo del conjunto que lidera el central del Liverpool Martin Skrtel.

Por su parte, la selección española vivió un lunes convulso en Burdeos, donde este martes jugará contra Croacia el último partido de la fase de grupos con el primer puesto en juego.

Las declaraciones de Pedro Rodríguez a Movistar +, en las que afirmaba que no está en la concentración sólo para formar equipo, sino que quiere jugar, han sido el tema del día en la Roja.

Todos le han disculpado, pero sus palabras podrían tener mas recorrido si los resultados se tuercen. Ante los croatas, con la baja casi segura de Luka Modric por un problema muscular, Del Bosque introducirá cambios con respecto al equipo que goleó a Turquía.