Foto: AP
La elección en Perú, que ha dejado al descubierto marcadas divisiones, aún enfrenta desafíos legales por parte de Fujimori, que ha hecho acusaciones de fraude con pocas pruebas y ha intentado anular algunos votos

El candidato socialista Pedro Castillo obtuvo el 50,125% de votos y la aspirante de derecha Keiko Fujimori un 49,875% en la segunda ronda electoral por la presidencia de Perú, según datos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) con el 100% de los sufragios contabilizados.

La elección en Perú, que ha dejado al descubierto marcadas divisiones, aún enfrenta desafíos legales por parte de Fujimori, que ha hecho acusaciones de fraude con pocas pruebas y ha intentado anular algunos votos.

Antes de conocer dicho resultado, Pedro Castillo dijo que no permitirá que se quiebre la voluntad popular frente a quienes llaman a no respetar la elección presidencial de Perú, a más de una semana de los comicios.

Castillo, hijo de campesinos y profesor de una escuela rural afirmó que es respetuoso de las autoridades electorales, pero las instó a asumir la responsabilidad de terminar cuanto antes el proceso que ha dividido profundamente a los peruanos.

“Se siguen estigmatizando las cosas, se sigue llamando desde otros espacios a querer tumbarse la elección”, dijo Castillo.

Elecciones dividen a Perú

El proceso de conteo de votos se ha estancado por las impugnaciones y pedidos de nulidad de sufragios, la mayoría por parte de Fujimori sin mayores pruebas, en una situación que podría dilatar por días el desenlace de la elección.

El lunes, un grupo de altos oficiales retirados de las fuerzas armadas cuestionó la labor del jurado electoral y algunos políticos de derecha que apoyan a Fujimori han planteado hasta anular los comicios por supuesto “fraude”.

El partido de Castillo ha rechazado acusaciones de fraude y los observadores internacionales del proceso en Lima han manifestado que las elecciones fueron transparentes.

Para la tarde, del martes simpatizantes de Fujimori han convocado por las redes sociales a una marcha, y planean hacer un “plantón” frente al Jurado Nacional de Elecciones en Lima.