Foto: Especial
La empresa señaló, en un comunicado, que este canal tiene una capacidad de transporte de 2 mil 600 millones de pies cúbicos de gas

La empresa IEnova anunció este martes el inicio de las operaciones del gasoducto marino Sur de Texas-Tuxpan, que estuvo detenido por la controversia que tenían con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pese a que terminó su construcción desde julio.

IEnova señaló, en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que la inversión del proyecto fue de aproximadamente 2 mil 600 millones de dólares, siendo uno de los más importantes del país en los últimos años.

El gasoducto tiene la capacidad de transportar 2 mil 600 millones de pies cúbicos diarios de gas natural, incrementando la capacidad de importación de este hidrocarburo a México en aproximadamente 40 por ciento y asegurando el abastecimiento en zonas que hoy presentan déficit de suministro.

 

"IEnova reitera su compromiso de seguir invirtiendo en México para fortalecer la infraestructura energética del país y, con ello, contribuir al desarrollo nacional y de los mexicanos", finalizó la empresa.

El 27 de agosto, el presidente Andrés Manuel López Obrador y Manuel Bartlett, titular de la CFE, anunciaron un acuerdo entre el Gobierno federal y las empresas Carso, IEnova y TC Energy.

En el caso de IEnova, el nuevo pacto estableció una nueva estructura de tarifas y extiendió el plazo de los servicios de transporte de gas por 10 años más. La compañía tiene a su cargo los gasoductos Guaymas–El Oro y Sur de Texas–Tuxpan, este último desarrollado en sociedad conjunta con TC Energy.