Vanguardia
Recomienda gerente de funeraria, prepararse para dar el último adiós a los seres queridos

La ceremonia fúnebre es posiblemente el último gasto que realizará la familia para despedir a su ser querido... pocos se dan cuenta de que esa será la última “fiesta”. 

Jesús Manuel Saldaña Ramírez —gerente general de Grupo Empresarial Funerarias Martínez—, asegura que así como las personas se organizan para celebrar fiestas de 15 años o grandes ceremonias nupciales, también se deberían preparar para dar el último adiós a sus seres queridos. 

“Esta ‘fiesta’ es una forma de agradecimiento a Dios porque nos haya dejado convivir con nuestro ser querido durante una larga etapa o vida”, asegura. 

‘Ajustable’. El precio de las cajas de muerto van desde lo económico hasta lo más sofisticado. / Marco Medina

Los costos de esta última celebración podrán variar entre 8 mil pesos hasta los 150 mil pesos, aunque en esta casa funeraria se ajustan al precio que pueda costear cada familia, de ahí su eslogan: “Gratitud es dar al ser querido lo mejor en el último adiós”, aunque reconoce que en ocasiones debido a los gastos administrativos u hospitalarios no es posible brindar un servicio como el que se quiere. 

¿Cremarse o inhumarse?
Según el Semanario de la Arquidiócesis de Guadalajara, antes de la instrucción “Piam et constantem”, del año 1963, no se permitía la cremación, debido al temor a que representaba una especie de aniquilamiento del cadáver, sin la debida esperanza en la resurrección de los muertos. 

Según Saldaña Ramírez, México es un país de culturas donde prevalece la inhumación, pues el 80 por ciento de las personas prefiere esta opción a cremarse; además, desde hace algunos años se impulsó una campaña permanente para convencer a las personas de que adquieran su lote dentro de cualquier panteón.

“Cada día los sistemas de previsión son más aceptados y la gente ya ha optado por adquirir su propiedad funeral, que es al final su última casa. En Saltillo comenzamos desde hace 30 años a promocionar la previsión en el servicio funeral y en la inhumación”, dijo.

Opción. Sólo el 20 por ciento de los cuerpos van a cremación. / Marco Medina

¿Qué incluye el servicio funerario?
-Asesoría de parte de un experto para saber qué hacer si la persona falleció en casa o en hospital. 
-Brindar servicio médico para que en caso necesario certifique la muerte. 
-Traslado del cuerpo al laboratorio para su preparación química y estética.
-Colocarlo en el ataúd elegido por la familia.
-Traslado hacia la capilla de velación.
-Traslado a la capilla religiosa para sus honras.
-Traslado al lugar de la inhumación o al laboratorio en caso de cremación.

Karla Tinoco

Soy Karla Tinoco, tengo 29 años y nací en Durango. Soy reportera desde 2009, estudié Ciencias y Técnicas de la Comunicación, fui becaria PRENDE generación Primavera 2011 en la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México y me gusta contar historias, especialmente las de desaparecidos. Siempre he creído que el periodismo es el oficio más bonito del mundo, pero que no sirve de mucho si no provoca cambios en la estructura social, si no indigna, si no conmueve y si no nos hace más solidarios con los otros.