General Motors detalló que suspenderá los terceros turnos en las plantas de Lordstown, Ohio, y en Lansing, Michigan. (Foto: Especiales)
Mientras que Ford también programó cierres de una semana en las plantas de Kansas City, Missouri, y Hermosillo y Cuautitlán en México
Es oferta y demanda, y justo ahora no hay demanda para lo que tenemos".
Glenn Johnson, presidente del sindicato United Auto Workers en la planta Lordstown, al este de Cleveland.

DETROIT.- El cambio en la demanda de vehículos, de autos a camiones y camionetas está obligando a GM a cesar de manera indefinida a más de dos mil empleados en dos plantas de montaje de Ohio y Michigan a partir de enero de 2017, informó la empresa este miércoles.

La automotriz estadounidense detalló que suspenderá los terceros turnos en las plantas de Lordstown, Ohio, y en Lansing, Michigan, debido al cambio en el mercado, el cual está creciendo y no muestra señales de abatimiento.

El 16 de enero, 840 empleados serán liquidados de la planta Lansing Grand River, que ensambla el Chevrolet Camaro y los autos de lujo Cadillac ATS y CTS. Y a partir del 23 de enero, unos mil 250 trabajadores serán despedidos de la planta Lordstown, que fabrica el vehículo compacto Chevrolet Cruze.

“Es oferta y demanda, y justo ahora no hay demanda para lo que tenemos", dijo Glenn Johnson, presidente del sindicato United Auto Workers en la planta Lordstown, al este de Cleveland.

El mes pasado, el 61.6% de las ventas de nuevos vehículos en Estados Unidos fueron pickups y camionetas deportivas, de acuerdo a Autodata Corp. Ese es un récord que probablemente se romperá, dijo Jeff Schuster, vicepresidente senior de panoramas en el despacho de consultoría LMC Automotive.

Debido al cambio, es posible que los ceses en GM no sean los últimos en las armadoras que se dedican únicamente al ensamblaje de coches compactos, subcompactos y de tamaño medio, comentó Schuster. "No es inevitable, pero sin duda la posibilidad es mayor".

Los estadounidenses se han ido alejando de los carros e inclinándose por las pickups y las camionetas deportivas desde hace años, gracias al descenso en el precio de la gasolina y al hecho de que los vehículos de mayor tamaño se han vuelto más eficientes. La generación de la posguerra y los jóvenes se han visto atraídos hacia las camionetas deportivas de menor tamaño debido a su capacidad de carga, posicionamiento de asientos y visibilidad.

El mes pasado, el rival de GM, Ford Motor Co., dijo que inactivaría temporalmente cuatro plantas de ensamblaje en Norteamérica para alinear de mejor forma su producción con la demanda.

Ford programó cierres de una semana en las plantas de Kansas City, Missouri, y Hermosillo y Cuautitlán en México. Dichas plantas fabrican la pickup F-150, el sedán Fusion y el subcompacto Fiesta. También se programaron cierres por dos semanas para su armadora en Louisville, Kentucky, responsable de las camionetas deportivas de menor tamaño.