La necesidad de gravar la riqueza se abre paso ante los estragos que evidenció la pandemia de COVID-19. INTERNET
Estiman que en América Latina hay potencial de recaudación de 0.98% del producto interno bruto (PIB), tan sólo con la revisión de los impuestos a la propiedad inmobiliaria y a las grandes fortunas

CDMX.- México tiene espacio para recaudar 12 mil 714 millones de dólares al año al ajustar los impuestos al predial y la riqueza. Sólo con gravar el patrimonio neto de 0.1% de la población más acaudalada en el país se obtendrían 4 mil 912 millones de dólares al año –apenas por debajo de lo que recaudarían Chile y Brasil por este concepto–, de acuerdo con estimados de la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd).

A partir de los datos de la organización regional se muestra que al gravar con una tasa de entre 2 y 3.5% las grandes fortunas de 0.1% de la población –764 personas, de una población de 126.01 millones, según el último Censo– con más riqueza, el monto sería suficiente para extender un ingreso de salario mínimo anual hasta para un millón 800 mil personas, casi uno de cada cinco de quienes viven en pobreza extrema en el país, según los últimos datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

La necesidad de gravar la riqueza se abre paso ante los estragos que evidenció la pandemia de COVID-19. Organismos internacionales que eran guía del modelo de desarrollo hasta ahora predominante, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), se han pronunciado por impuestos “temporales” al patrimonio para financiar las políticas de emergencia; organizaciones sociales en México, como Fundar, sostienen que lo ideal sería que fueran tasas permanentes para reducir la desigualdad.

Si bien las disparidades económicas se replican en el mundo, tienen su mayor expresión en América Latina. De acuerdo con los más recientes estimados de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, con series de la World Inequality Database, 1% de la población en la región concentra una cuarta parte de los ingresos, en México alcanzan hasta 27.77%. El banco de inversión Credit Suisse calcula que uno por ciento más rico en la región concentra el 41% de la riqueza y el 10% más rico 72%. Con información de La Jornada