El fin de semana pasado se apagó una muy conocida estrella de la Época de Oro del Cine Nacional con la muerte a los 86 años de edad del actor de origen español Germán Robles.

 Víctima de una peritonitis, Robles pasó a la eternidad dejando su legado como el eterno primer vampiro oficial del cine nacional gracias a su papel protagónico en “El vampiro” (Fernando Méndez, 1957), pero al coincidir su debut en el cine prácticamente con el nacimiento de las telenovelas apenas un año después es totalmente justificable que su trayectoria en telenovelas abarca casi las cinco décadas debido a que su primera participación fue en “El otro”, en 1960.

 Le siguieron títulos clásicos del género de la década de los 60 como “Cumbres borrascosas”, de 1964 o la primera versión de “El derecho de nacer”, de 1966.En los años 70 su presencia se consolidó con papeles importantes como la telenovela histórica “El carruaje”, de 1972, interpretando nada menos que al General Mariano Escobedo; “La venganza”, de 1977, donde personificó a un Gobernador que pretende al personaje protagónico (Helena Rojo) o del primer éxito de Lucía Méndez como protagonista de una telenovela como lo fue “Viviana” en el año de 1978.

 En los años 80, ya con edad y experiencia suficiente para ser considerado como un primer actor, Germán Robles interpretó al severo padre de una debutante Julieta Rosen en “Un solo corazón”, de 1983, al tiempo que fue parte vital de la trama de “Cicatrices del alma”, de 1986.

 La década de los 90 la inaugura Don Germán como el hombre abusador que propicia la huída del personaje de Lucía Méndez de un pueblo minero del norte del país a la capital en la producción de Carla Estrada de 1990, “Amor de nadie”, para a mediados de la década cambiar a un fiel mayordomo de Erika Buenfil en “Marisol”, de 1996 y terminar la década haciendo una de las voces de “Serafín”de 1999.

 El inicio del nuevo milenio mantiene a Germán Robles en las telenovelas infantiles interpretando a un noble velador en “Amigos por siempre”, que representó en el año 2000 el debut de Belinda, para en 2007 realizar otro gran villano de la mano otra vez de la productora Carla Estrada en la última telenovela de su carrera que fue la producción de época “Pasión”, protagonizada por Susana González y Fernando Colunga. Descanse en paz y gracias por su legado.
 
Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com