Case Keenum mariscal de Los Angeles Rams es recibido por fanáticos de NFL en Victoria House, Londres. Foto: AP
La catedral del rugby en Londres, donde también se han dado un sin fin de placajes, goles de campo y pases, el próximo domingo será el escenario de un partido de la NFL, primero que se juegue fuera del estadio Wembley.

La Séptima Semana de competición de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) tendrá como gran aliciente en el inicio de la jornada dominical el duelo histórico, cuando Giants de Nueva York y Rams de Los Ángeles disputen el primer encuentro en el estadio Twickernham de Londres.

Un recinto deportivo construido para rugby, que acogerá por primera vez en su historia un partido de un deporte diferente.

La catedral del rugby en Londres, donde también se han dado un sin fin de placajes, goles de campo y pases, el próximo domingo será el escenario de un partido de la NFL, primero que se juegue fuera del estadio Wembley.

Después de haberse disputado 15 partidos a lo largo de 10 años en el Estadio Wembley, la NFL ha decidido ampliar un poco sus horizontes internacionales, trasladando uno de sus juegos anuales fuera de Estados Unidos a una sede distinta en Londres.

Incluso para quienes han acudido a los partidos en Wembley, el juego del domingo ofrecerá una atmósfera diferente e interesante por las similitudes del fútbol americano con el rugby en la grandeza de ambos estadios.

Mark Waller, vicepresidente ejecutivo de los eventos deportivos internacionales dentro de la NFL, dijo que la sede del Twickenham Stadium era de una gran motivación en todos los aspectos.

Mientras que los Giants jugarán en Londres por segunda ocasión en su historia, la primera vez sacaron un triunfo de 13-10 ante los Dolphins de Miami en 2007, año en que ganaron el Super Bowl.

En territorio de Estados Unidos, el partido más atractivo para los aficionados era el duelo entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Steelers de Pittsburgh.

Pero la baja por lesión del veterano mariscal de campo Ben Roethlisberger, de los Steelers, le ha restado interés al no darse el duelo individual con el estelar Tom Brady, de los Patriots, que ahora tendrá que hacerlo con el reserva Landry Jones, que sale por tercera vez de titular como profesional.

Mientras que Brady, en sus dos inicios desde que volvió de una suspensión de cuatro encuentros, acumula dos triunfos, los Patriots promedian 34 puntos por partido y ha hecho seis pases de touchdown sin interceptación.

Los Steelers son la antepenúltima defensiva contra el pase en la NFL, mientras que Brady goza de un éxito excepcional al momento de enfrentar a los Steelers.

El mariscal estelar de los Patriots ha ganado ocho de 10 partidos ante ellos en su carrera, en los que ha lanzado 24 pases de touchdown y solo tres interceptaciones.

Brady tiene marca de 17-0 en touchdowns e interceptaciones en los últimos cinco enfrentamientos que han mantenido ambos equipos.

Los Steelers, sin Roethlisberger detrás del centro, tendrán que depender del versátil corredor Le'Veon Bell, quien promedia 146,7 yardas desde la línea de golpeo en sus tres juegos de la campaña desde que volvió de una suspensión de tres partidos.

En otro duelo atractivo, los Vikings de Minnesota buscan mantener el invicto (5-0) y convertirse en apenas el segundo equipo desde 1933 (Rams de 1969) en hacerlo sin haber lanzado una sola interceptación, cuando se enfrenten a los Eagles de Filadelfia.

El ingrediente adicional es que el pasador Sam Bradford se enfrentará al equipo que lo traspasó apenas una semana antes de que iniciara la campaña regular.

Bradford goza del mejor inicio de su carrera con seis pases de touchdown y sin interceptación. Mientras que el mariscal de campo que le quitó el puesto en los Eagles, el novato Carson Wentz, se medirá a la mejor defensiva en puntos de la NFL en su intento por evitar su tercera derrota consecutiva.

El linebacker Jonathan Casillas de los Gigantes de Nueva York en Victoria House, Londres. Foto: AP

A pesar de que queda más de media temporada por jugarse, el encuentro del domingo por la noche en Glendale entre los Seahawks de Seattle y los Cardinals de Arizona podría ser uno que ayude a definir la División Sur de la Conferencia Nacional (NFC).

Los Seahawks, poseedores de la mejor defensiva en yardas de la liga, han ganado tres de los últimos cuatro enfrentamientos entre ambos equipos.

Seattle ha ganado los últimos tres partidos disputados, pero tiene una derrota en la única visita a un rival divisional en lo que va de temporada.

Mientras que los Cardinals lograron victorias en los últimos dos partidos y el corredor David Johnson lidera la NFL con 803 yardas totales.

El veterano pateador de los Colts de Indianápolis, Adam Vinatieri, necesita concretar sus dos primeros intentos de gol de campo para llegar a 43 de manera consecutiva y romper la marca previa en poder de Mike Vanderjagt, también de su franquicia, cuando se enfrente en Nashville a los Titans de Tennessee.

La Séptima Semana se inició el pasado jueves con el triunfo de los Packers de Green Bay 26-10 sobre los Bears de Chicago.

El resto de la jornada que se jugará el domingo está conformada por los duelos entre Lions-Reskins, Bengals-Browns, Jaguars-Raiders, Dolphins-Bills, Jets-Ravens, 49ers-Buccaneers y Falcons-Chargers.

La semana se completa el próximo lunes con la visita de los Texans de Houston a territorio de los campeones Broncos de Denver, que han perdido dos partidos consecutivos.