Coldwell avienta un regaño
hoy que el petróleo se fue,
pero no oculta el gran daño
que cada día se ve.