La modelo reaccionó a las críticas que surgieron tras la publicación de la portada de Vogue, Italia, en la cual luce bronceada al extremo

La modelo Gigi Hadid volvió a tropezar con la misma piedra. Cinco años después de posar bronceada y con un afro para una polémica portada de la revista Vogue Italia, repitió este miércoles con otra tapa en la misma publicación con la piel tan tostada que no se parece.

La portada de mayo, que la revista colgó en su cuenta de Instagram con las palabras alto voltaje y mujeres de poder, provocó una erupción de críticas en las redes sociales donde retumbaba una pregunta: ¿por qué hay que usar a una modelo blanca para personificar a una modelo negra cuando hay mujeres negras en la industria de la moda?

“A la mierda con esta ignorancia. No pinten a una modelo blanca sobrepagada y con exceso de privilegios. Contraten a más mujeres de color”, afirmó Linsay Rapp a pocas horas de que apareciera la foto en sitio de Vogue en la red social.

Gigi no es tan negra y su nariz no es tan pequeña. No les quedó bien”, agregó otra persona identificada como House of 1990.

En su cuenta, donde tiene casi 40 millones de seguidores, la modelo de cabello color miel y ojos azules, recibió el coraje de muchos seguidores. “Este es tu color natural, ¿ Cómo osas imitar a otra raza?” le cuestionó Christina Tania.

Ante las críticas, la modelo, de 23 años, se disculpó a través de sus redes sociales. Sobre una imagen suya, del día en que se tomó la foto y donde lucía un tono de piel más claro, Hadid aclaró que no controlaba las sesiones fotográficas y que su dirección creativa acaba cuando se marchaba del estudio. Abogó por mayor diversidad en industria de la moda y la belleza.

Te puede interesar
Foto: Tomada de Internet

 

 

“El bronceado y el photoshop (edición de la imagen) es un estilo que Steven Klein (el fotógrafo) ha utilizado durante años y creo que era lo que se buscaba de la sesión de fotos. Aunque entiendo las intenciones de Vogue Italia, creo que la idea no se ejecutó correctamente”, afirmó.

“Me disculpo porque mi intención nunca ha sido minimizar esas preocupaciones o quitarle oportunidades a nadie. Espero que esto sirva de ejemplo a otras revistas y equipos en el futuro”, agregó.

Algunos seguidores agradecieron las palabras de la modelo, pero otros no perdieron la oportunidad para confrontarla con fotografías de la otra portada de la revista. “¿ Cuándo te vas a disculpar por esto?”, la increpó una en Twitter.

La polémica alcanzó tal nivel que la revista Vogue Itialia envió una declaración al portal de noticias de farándula TMZ disculpándose por la fallida portada, que algunos tildaron de racista, mientras la revista Vogue Estados Unidos colocaba a Rihanna en portada.

“La visión era crear una historia temática de ropa de playa con un efecto bronceador estilizado. Entendemos que el resultado ha provocado cierto debate entre nuestros lectores. Nos disculpamos sinceramente si hemos causado alguna ofensa”, reza la declaración.

Otras modelos blancas han enfrentado la misma controversia que Hadid. En el 2010, Claudia Schiffer posó con un afro y piel bronceada para una campaña de publicidad. Las fotos las tomó el diseñador y fotógrafo Karl Lagerfeld. Vogue Francia también causó alarma en el 2006 cuando pintó de negro a la modelo Lara Stone, quien además fue criticada por su extrema delgadez.