Foto: Especial
Jaime Hall, una de las hijas del ginecólogo, descubrió que era genéticamente compatible con al menos otras cinco personas

En Estados Unidos se ha dado a conocer que Philip Peven, ginecólogo obstetra de 104 años que ejerció durante casi cuatro décadas en Detroit, podría ser el padre de cientos de personas tras usar su esperma para inseminar a mujeres, muchas veces sin su consentimiento.

En una entrevista para un medio británico, Jaime Hall, una de las hijas de Peven, reveló que después de someterse a pruebas de ADN descubrió que era genéticamente compatible con al menos otras cinco personas, y que su padre biológico no era un amigo de la familia que había donado una muestra de esperma, tal como creía.

Hall continuó rastreando sus orígenes hasta dar con el doctor, quien habría sido el ginecólogo que trató a varias mujeres.

“Todos nacimos en el mismo hospital, todos nuestros certificados de nacimiento muestran al doctor Peven como nuestro obstetra, no como nuestro padre”, señaló la mujer.

Foto: Especial

Hall, junto con una media hermana, decidió confrontar a principios de año a Peven, quien les admitió que habría desechado muestras de donantes por no estar probadas, y haber inseminado a sus pacientes con muestras de esperma frescas, ya fueran suyas o de alguno de los otros doctores de la clínica.

“Sí, sabemos que estábamos engañando a las mujeres, o al menos no les decíamos toda la verdad”, apuntó el médico.

Foto: Especial

Del mismo modo, la media hermana de Jaime, Lynn, con quien comparte madre, se practicó análisis de ADN y obtuvo resultados similares. Su padre biológico es un doctor que laboró en la misma clínica de fertilidad y ha encontrado a más medios hermanos.