La joven promesa Geovanni Reyna, de 15 años, hijo del director deportivo del New York City, Claudio Reyna, en cuya academia se ha formado, la abandonará y se unirá al programa juvenil del Borussia Dortmund. Foto: Especial
Reyna llegará a Alemania una vez que cumpla 16 años buscando emular el éxito del centrocampista internacional estadounidense Christian Pulisic, quien también se unió al Dortmund a la misma edad, en 2015

La joven promesa Geovanni Reyna, de 15 años, hijo del director deportivo del New York City, Claudio Reyna, en cuya academia se ha formado, la abandonará y se unirá al programa juvenil del Borussia Dortmund, según la información ofrecida por varias fuentes cercanas al equipo estadounidense.

Reyna llegará a Alemania una vez que cumpla 16 años, el próximo noviembre, buscando emular el éxito del centrocampista internacional estadounidense Christian Pulisic, quien también se unió al Dortmund a la misma edad, en 2015, y actualmente es el jugador con más proyección dentro la selección nacional.

Reyna tiene pasaporte portugués debido a los lazos de su abuela paterna con el país europeo, lo que le facilita mudarse al extranjero a diferencia de otros estadounidenses.

En noviembre pasado, Pulisic escribió un artículo para The Players' Tribune, en el que elogiaba los beneficios de jugar en Europa a los 16 años y expresó la fortuna que suponía para él tener un pasaporte croata que le había permitido salir pronto de Estados Unidos.

Reyna es considerado uno de los mejores jugadores en el grupo de menores de 17 años de Estados Unidos después de liderar el equipo menores de 18 y 19 años del New York City FC en el campeonato de la Academia de Desarrollo Nacional.

De acuerdo con el sitio web de US Soccer, marcó 15 goles en 22 apariciones durante la temporada 2017-18.

Su padre, que jugó 112 partidos con la selección de Estados Unidos entre 1994 y 2006, también compitió en Alemania con el Bayer Leverkusen y fue cedido al Wolfsburgo.

Giovanni Reyna será el último producto de la academia de la MLS en unirse a la Bundesliga, siguiendo los pasos de otros jugadores, como Sebastián Soto, Alphonso Davies, Chris Gloster o Jozy Altidore.

La salida de las jóvenes promesas del fútbol estadounidense dan la razón al entrenador alemán Jürgen Klinsmann, exseleccionador del equipo nacional de las barras y las estrellas, quien defendió que la única manera de progresar era formarse en el fútbol extranjero, especialmente en Europa, ante el pobre nivel futbolístico de la MLS.