Foto: Tomada de Internet
“Aquí no hay absolutamente alguna solicitud”, explicó Riquelme Solís, “no ha habido ningún contacto tampoco, esperaremos si es que lo hay”

Ninguna autoridad, nacional o extranjera, ha solicitado a Coahuila información sobre el ex gobernador Humberto Moreira, a quien se le reabrió un proceso en España, sin embargo el Gobierno Estatal está dispuesto a colaborar, explicó el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís.

VANGUARDIA  dio a conocer que España volvió a poner la mira sobre el exgobernador de Coahuila y reabrió el caso de blanqueo de dinero, lo que equivale en México a lavado de dinero, tras conocerse declaraciones del ex tesorero de la entidad, Javier Villarreal, actualmente con un proceso abierto en Estados Unidos.

“Todavía no (han solicitado información). Los convenios de colaboración que existen con las entidades del país, como los convenios internacionales están vigentes”, explicó el Gobernador de Coahuila al cuestionamiento sobre si se ha solicitado información a la entidad sobre Humberto Moreira.

Agregó que la administración estatal actual está dispuesta a colaborar con cualquier cuestión que solicite la autoridad.

“Aquí no hay absolutamente alguna solicitud”, explicó Riquelme Solís, “no ha habido ningún contacto tampoco, esperaremos si es que lo hay”, dijo.

“El problema con los testigos protegidos es que pueden decir lo que quieran, sin tener documentos probatorios, finalmente pueden acusar a cualquier persona de cualquier tipo de delito. Yo ahí creo que se debe tener cuidado, porque en un juicio se tienen que probar las cosas, y no es defensa de nadie”
Miguel Riquelme Solís, Gobernador de Coahuila

Riquelme Solís explicó además que el proceso actual que se le sigue al ex Gobernador de Coahuila en España es algo de lo que ya se había hablado sobre Javier Villarreal también.

“No hay datos nuevos de las acusaciones. Que sean reales es otra cosa”, señaló sobre el proceso que se le sigue al político priísta, quien también fuera dirigente nacional del partido.

También Riquelme Solís habló sobre los testigos protegidos en los procesos penales: “el problema con los testigos protegidos es que pueden decir lo que quieran, sin tener documentos probatorios, finalmente pueden acusar a cualquier persona de cualquier tipo de delito. Yo ahí creo que se debe tener cuidado, porque en un juicio se tienen que probar las cosas, y no es defensa de nadie”.