Foto: Archivo
Uber señala que ha aportado ya más de 180 millones de pesos. Finanzas, por su parte se negó a dar a conocer detalles de montos o cualquier otra cosa con el argumento de que dinero está en un fideicomiso privado

Por Arturo Angel (@arturoangel20) para Animal Político

Desde hace dos años y medio el gobierno de la Ciudad de México cobra a las empresas Uber y Cabify un 1.5 % de cada viaje a cambio de permitirles que continúen operando. Dicho dinero debe usarse en beneficio de la movilidad y los peatones de la capital, sin embargo, hasta el momento la administración de Miguel Ángel Mancera lo ha mantenido guardado.

Y aunque públicamente el secretario de Movilidad de la ciudad, Carlos Meneses Flores dijo que lo recaudado superaría ya los 180 millones de pesos y que la Secretaría de Finanzas transparentaría la utilización del dinero, el gobierno negó vía transparencia dar cualquier detalle del monto oficial de dinero recaudado bajo el argumento de que el dinero está inmerso en un fideicomiso privado.

Fue el 15 de julio de 2015 cuando se publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal un convenio que establece que las empresas que otorguen el servicio de transporte privado con chofer en la capital deben entregar el 1.5 % del monto cobrado al usuario en cada viaje. El destino de dichos recursos es el Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón.

En el mismo convenio se estableció que se crearía un Comité Técnico responsable del manejo y utilización de las aportaciones al fondo.

Animal Político interpuso en diciembre pasado dos solicitudes de transparencia tanto a la Secretaría de Movilidad así como a la Secretaría de Finanzas en las que se pidió conocer el monto del dinero recaudado en el fondo, los detalles y copia del fideicomiso respectivo para su administración si es que era el caso.

Las respuestas otorgadas por ambas dependencias no revelaron ni uno solo de los solicitados.

La Secretaría de Finanzas respondió el pasado 3 de enero que “no era de su competencia” el manejo de estos recursos y que le correspondía informar de ello a la Secretaría de Movilidad (SEMOVI).

En tanto, la SEMOVI respondió que no tiene atribuciones para “manejar, administrar ni operar” el referido fondo ya que se trata de “recursos de origen privado” ubicados en un fondo constituido dentro de un “fideicomiso privado” y por lo tanto no le aplican las leyes de transparencia gubernamental sino la de las instituciones de crédito. De ahí que no pueda dar a conocer ningún detalle.

Lo que sí confirmó la Secretaría de Movilidad (aunque sin dar ningún detalle) es que los recursos que se han acumulado como parte de esta recaudación no se han utilizado para nada, pues aún se analizan los proyectos para los cuales se destinaría.

“Se está en proceso de consolidar los proyectos relacionados en bien de la Ciudad de México, una vez consolidados, se propondrán al Comité Técnico para su aprobación y la aplicación de recursos, por lo que NO se han ejercido Recursos del Fondo para el Taxi, la Movilidad y el Peatón hasta la fecha”, indica el documento.

El oficio no detalla que tipo de proyectos son los que, supuestamente, se estarían “consolidando”.

Lee la nota completa en Animal Político