La empresa productora del Estado argumenta que los comerciantes que iniciaron el trato en su subsidiaria no estaban autorizados para ello. Foto: Tomada de Internet
La empresa productora del Estado argumenta que los comerciantes que iniciaron el trato en su subsidiaria no estaban autorizados para ello

Es una de las pesadillas de Wall Street: Obtienes cientos de millones de dólares en una operación y simplemente no te pagan.

Eso es lo que enfrenta Goldman Sachs Group en una transacción que enfrenta a sus operadores contra la compañía eléctrica dominante de México, defendida nada menos que por el presidente Andrés Manuel López Obrador, según personas con conocimiento del asunto. En juego hay cerca de 400 millones de dólares que el banco de Wall Street cree que se le deben por una transacción de gas natural que se salió de control cuando una tormenta invernal azotó a Texas en febrero.

En conversaciones privadas con Goldman Sachs, la Comisión Federal de Electricidad señaló a operadores cuestionables, despedido a personal e incluso insinuado que el lado que carecía de sofisticación financiera en la mencionada transacción, tal vez, era el banco de Wall Street, dijeron las personas.

Si el enfrentamiento continúa escalando, corre el riesgo de arrastrar al banco a una batalla política.

La tormenta que azotó el centro de Estados Unidos provocó apagones profundos cuando se formó hielo en las turbinas eólicas y algunos oleoductos se congelaron, lo que obligó a cerrar los pozos de petróleo y gas.

A medida que los proveedores y comerciantes de energía luchaban por rastrear el combustible para cumplir con sus obligaciones, los precios se dispararon. El aumento benefició a las empresas que estaban en el lado correcto de las transacciones, pero su capacidad de cobrar depende de lo que suceda con los proveedores de gas, los generadores de energía y los clientes de servicios públicos, algunos de los cuales han presentado demandas por aumento de precios.

El costo de pagar a Goldman Sachs podría provenir, en última instancia, de los bolsillos de hogares mexicanos, muchos de los cuales se quedaron sin electricidad en el invierno, no tanto por fallas locales sino porque las autoridades de Texas cortaron las exportaciones de combustible cuando falló su propio sistema ligeramente regulado. No es de extrañar entonces que los funcionarios al sur de la frontera se muestren reacios a emitir un cheque a nombre de un banco estadounidense gigante.

Sin embargo, cualquiera que abandone una apuesta así corre el riesgo de convertirse en persona non grata en Wall Street, lo que complica su futuro acceso. Por otro lado, los líderes de Goldman tienen que considerar cuán enojado quieren poner al gobierno de México, un mercado donde la firma se ha estado expandiendo.

Las descripciones de la disputa y la transacción subyacente entre Goldman y una subsidiaria de CFE fueron proporcionadas por personas con conocimiento del asunto, quienes pidieron no ser identificadas al discutir públicamente las conversaciones. Los representantes de CFE y Goldman Sachs no hicieron comentarios para esta historia.

A primera vista, este era un contrato de gas natural de rutina: Goldman había llegado a un acuerdo con CFE International, una rama de CFE. Las obligaciones del banco de inversión estaban vinculadas a un índice mensual de precios de la gasolina, mientras que la unidad de CFE estaría expuesta a las tasas diarias en ciertos centros, como el centro de Waha en el oeste de Texas.

El precio diario allí se multiplicó por casi 100, mientras que el precio mensual se mantuvo prácticamente sin cambios, lo que dejó a la subsidiaria de CFE ‘enganchada’ a una cantidad inusualmente grande. Pero en lugar de que el contrato se resuelva a favor de la firma de Wall Street, la situación se ha convertido en una disputa enconada.

La empresa productora del Estado argumentó que los comerciantes que iniciaron el trato en su subsidiaria no estaban autorizados para hacerlo, y algunos de ellos se han ido entonces, dijeron las personas. CFE también aseguró que no debería tener que cumplir con el contrato debido al extremo e imprevisible precio y afirmó que Goldman no logró un contrato sólido ‘como una roca’ porque no obtuvo un asentimiento explícito de la empresa matriz como garante del intercambio, lo que socavó la capacidad del banco para extraer el dinero.

Para Goldman, la disputa se reduce a una obligación contractual que su contraparte está obligada a cumplir, incluso si la deuda resultó de un desastre imprevisto. El banco también argumentó en privado que dicho intercambio se realizaba de manera rutinaria entre las dos partes y que la subsidiaria incluso manifestó en documentación que tenía una garantía de la empresa matriz, subrayó una persona cercana a Goldman. Los registros de chat durante el trato indican que la subsidiaria de CFE estaba buscando aprobaciones de su matriz sobre varios aspectos del comercio, comentó la persona.

No está claro cómo y cuándo Goldman podrá cobrar el dinero que insiste en que se le debe, especialmente ahora que CFE se convierte en una parte central de la campaña del presidente mexicano para remodelar el mercado energético nacional.

Desde que ganó las elecciones de manera aplastante en 2018, López Obrador ha tratado de revertir las reformas energéticas de su predecesor y ha dicho que quiere convertir a la CFE en un líder económico. Ha culpado ampliamente a las empresas privadas de obtener grandes sumas de dinero en el país en acuerdos con funcionarios corruptos, y ha tenido un problema particular con los contratos de gas que, según él, beneficiaron injustamente a las empresas a expensas de la empresa estatal.

“Vamos a seguir cumpliendo con el compromiso de no subir el precio de la electricidad, incluso con la especulación y los aumentos en los precios del gas que se están produciendo en Texas y Estados Unidos”, dijo durante su rueda de prensa matutina del 2 de febrero.