Genáro Dávila, golfista saltillense.
Bajo el mando del saltillense Enrique Reyna Dávila, este lugar ofrece a los jugadores la mejor tecnología para personalizar sus bastones

Los avances tecnológicos han sido pieza importante en el apasionante mundo del golf, que, a pesar de mantener su clásica manera de jugar, no se ha quedado atrás en cuanto a las comodidades generadas a fin de conseguir mejores resultados.

Si bien es cierto que la tecnología en el deporte de caballeros abarca desde las pelotas, sensores de equipamientos, en campos, visores, GPS y sofisticados palos de golf, en este último aspecto, sin duda alguna, el más importante existe el Fitting, un sistema que permitirá al practicante (amateur y profesional) tener bastones hechos a la medida.

La mayoría de los golfistas en México compran bastones de acuerdo a una específica marca, porque los usa su jugador favorito, el precio o hasta por recomendaciones, sin embargo, a veces no se logra el rendimiento exacto.

En este concepto, hace algunas semanas en la capital del acero, Monclova, fue puesto en funcionamiento “Golf Club Fitting Studio” dentro de las instalaciones del Club de Golf “El Socorro”, el cual es una extensión de la matriz ubicada en San Antonio, Texas, denominada Dead Solid Perfect Golf, propiedad del golfista saltillense Genaro Dávila.

En el Fitting Studio, aparte de ajustar bastones, se ofrecen diversos artículos.

El head pro Enrique Reyna Dávila, encargado del estudio en Monclova y quien por varios años estuvo encargado de la oficina de golf en el Campestre Saltillo, ahora tiene a su cargo este centro de tecnología, donde permitirá a los golfistas llevar a cabo su proceso en la obtención de un bastón que se acomode a sus necesidades.

Las ciencias aplicadas han sido vitales en el golf, específicamente en los palos, instrumento que de la madera poco a poco cambiaron a metal y a su vez aleaciones más sofisticadas, como su potencia, ligeras y maniobrables, pero ahora con el Fitting se busca que, a través de la tecnología, el practicante tenga el bastón ideal para alcanzar mejores resultados.

Reyna Dávila comentó que en el Fitting Studio el golfista practica con diversos bastones y en base al trabajo realizado, sin importar la marca, encuentra la varilla que mejor le acomode, la cual pasa al taller para el ensamble de componentes y listo para ser utilizado.

Después de la inauguración, “hemos tenido la visita de golfistas del Campestre Saltillo y también del Club Lourdes”, dijo Enrique Reyna, quien comentó que el estudio está abierto para todo golfista y poder determinar el nivel de ajuste que se adapte mejor a sus necesidades “trabajamos en base a citas, son tres días con dos horas por sesión”.

Ha quedado comprobado con el tiempo que el golfista obtiene con especificaciones exactas el bastón que se ajusta a su swing individual y así poder entregar resultados; destacó que el profesional Abraham Ancer ha utilizado este proceso, quien se muestra contento porque exista este concepto en México y el deportista cuente con palos hechos a su medida.

Dijo que es como ir al sastre para que le hagan un traje a la medida, en el Golf Club Fitting Studio en sesión de dos horas se podrá sugerir la mejor combinación de componentes para el bastón ideal.

Este concepto ya lo presentaron en Montebello de Torreón, en el Anual del Campestre Saltillo, pero “el 2020 la idea es llevarlo a los diversos clubes de la Zona Norte”, comentó.