Tomada de Twitter
Justo después del duelo entre América y Rayados, el césped del Coloso de Santa Úrsula se vio afectado por las condiciones del clima

El partido de las Águilas y Rayados terminó a tiempo antes de que las condiciones del clima arruinaran el terreno de juego.

Después de haber finalizado la goleada del América ante Monterrey, el Coloso de Santa Úrsula acabó cubierto por la nieve del granizo que cayó sobre esa parte de la Ciudad de México.

Dicho "daño" al cesped del Estadio Azteca se da justo en el año donde las autoridades deportivas en México buscan que se vuelva a dar otro encuentro de la NFL en el país, ahora entre los Chiefs y los Chargers.

El América comenzó con el pie derecho el presente certamen, luego de golear por 4-2 al Monterrey, duelo donde Nicolás Castillo marcó doblete.