Foto: Especial
“La ‘Quebrada’ revista Proceso engaña a sus escasos y ya muy confundidos lectores para dar cabida a versiones sesgadas, irreales y sin sustento en contra del señor Ricardo Benjamín Salinas Pliego, Banco Azteca y la operación de compraventa e Grupo Fertinal”, aseguró el conglomerado

Ciudad de México.- La revista Proceso se especializa en “embarrar, difamar y ofender” con sus publicaciones de “escasas verdades” con una “enorme cantidad de mentiras”, aseguró Grupo Salinas, propiedad del empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego.

La queja del conglomerado millonario surgió a partir del reportaje “Cómo operó Peña Nieto para comprar Fertinal”, firmado por Mathieu Tourliere y publicado en la edición 2288 de la revista. La investigación relató, entre otras cosas, que una supuesta declaración de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) relató que el expresidente sabía que la compra de la planta dañaría las finanzas de la nación y aún con ello decidió continuar la operación.

La publicación además destacó que la compra de la planta Fertinal se originó con el fin de beneficiar a instituciones financieras como Banco Azteca, propiedad de Salinas Pliego, al frente del grupo. “Esta declaración -que no aparece en la denuncia que presentó Lozoya ante la Fiscalía General de la República (FGR) y de la cual Proceso tiene una copia- señala que la adquisición de esa planta se orquestó para beneficiar entre otros a Banco Azteca, del multimillonario Ricardo Salinas Pliego, e incluyó el pago de un soborno destinado a financiar campañas electorales del PRI, así como un misterioso proyecto”, escribió Tourliere.

Tristán Canales Najjar, vicepresidente de Información y Asuntos Públicos de Grupo Salinas, respondió a la publicación en una carta que destinó “al Director de la ‘Quebrada’ revista Proceso” en la que aseguró que el reportaje publicado por el semanario es “una pieza de fantasía disfrazada de periodismo”.

“Al igual que en muchas ocasiones anteriores, la ‘Quebrada’ revista Proceso engaña a sus escasos y ya muy confundidos lectores para dar cabida a versiones sesgadas, irreales y sin sustento en contra del señor Ricardo Benjamín Salinas Pliego, Banco Azteca y la operación de compraventa e Grupo Fertinal”, continuó la misiva.

Grupo Salinas aclaró cuatro puntos sobre el reportaje:

Que al momento de la venta de Fertinal a Pemex (diciembre de 2015) la planta funcionaba “sana” y su valor ascendía a 800 millones de dólares. “El precio pagado fue de 63 millones de dólares y es absolutamente falso que hubiese sobreprecio”.

La compra de Fertinal no se hizo para beneficiar a Banco Azteca o al empresario Salinas liego, sino respondió a la estrategia de Pemex de convertirse en productora de fertilizantes para aprovechar la producción excedente de amoniaco.

Reconoció que Banco Azteca participó, junto con Pemex, Nacional Financiera, el Banco de Comercio Exterior y Fertinal, en la revisión de la transacción de compraventa, por lo que “todo fue transparente y apegado a derecho”.

Finalmente, aseguró que se decretó un dividendo de 50 millones de dólares debido a que la empresa “estaba sana y porque así convenía a sus accionistas”, mismos que recibieron el total de los recursos por lo que es “absolutamente falso, es mentira y fabricación” que el monto se pagara en efectivo y este terminara en sobornos para las campañas del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Canales Najjar califica a Tourliere de “minirreportero” que “pretende convencer a su escasa audiencia de mentiras” y aseguró que la información que publicó están basadas en supuestas declaraciones “que bien podrían ser fruto de su imaginación”, debido a que no hace la entrega de pruebas, sino la cita de supuestas declaraciones de Lozoya.

El conglomerado aseguró que tomará acciones para demostrar que la publicación es uno de los tantos “flacos intentos de intereses ajenos al periodismo” que buscan “atacar el buen nombre del señor Salinas Pliego”.

La misma defensa del exdirector de Pemex expresó este lunes que “no existen” las supuestas declaraciones en las que se acusa a Enrique Peña Nieto como el responsable de hacer presión en contra de su funcionario para realizar la compra de Fertinal. El abogado Miguel Ontiveros Alonso explicó que las únicas entrevistas válidas son las que ha brindado el exfuncionario a la FGR ahora que actúa como testigo colaborador.