El fin de semana pasado se estrenó en Netflix una película que desde antes de su estreno se vio envuelta en una polémica tal que muchos suscriptores amenazaron con boicotear a la plataforma de streaming. 

Esta cinta se tituló en México “Guapis” (“Mignonnes”), y la amenaza de boicot se mantuvo durante el fin de semana particularmente en los Estados Unidos a raíz de su estreno mundial a pesar de las críticas que hubo por parte de grupos conservadores que reprobaron el poster de promoción con la fecha de estreno de la película por, según ellos, “hipersexualizar a sus actrices infantiles y promover la pornografía infantil” por retratar a un grupo de niñas vestidas de manera muy provocativa para su edad cuando fue precisamente la imagen que se utilizó para promover el filme en festivales como los de Sundance (donde por cierto ganó el premio a la Mejor Dirección de Película Internacional y Netflix la adquirió para distribuirlo), en enero pasado, y en el de Berlín, en febrero. 

El cambio del poster se llevó a cabo, y a pesar de todo esto a raíz del estreno mundial el pasado viernes 9 de septiembre en la mencionada plataforma los grupos conservadores norteamericanos retomaron el boicot denostando la película hasta la saciedad en cuanto espacio han tenido disponible lo cual llevó a la Sociedad de Autores, Directores y Productores de Francia (de donde es originaria la producción) a hacer un pronunciamiento el pasado martes 15 argumentando que esa reacción en contra de “Guapis” es “ … un ataque muy grave a la libertad creativa que han alimentado los americanos más conservadores” según un desplegado que publicaron en la revista norteamericana Variety.

“En este momento en el que los americanos más conservadores están llamando a boicotear la película ´Guapis´ queremos apoyar a su directora, Maimouna Doucouré, ganadora en el Festival de Cine de Sundance el premio a la Mejor Dirección”, dice también el desplegado. “La película, producida en Francia y comprada para su distribución por Netflix, es emblemática para la indispensable libertad de expresión que el cine, en toda su diversidad, necesita tratar temas perturbadores, de ahí que sea necesario para el ejercicio de la democracia. Siempre vamos a estar con aquellos que apoyan y difunden trabajos que expresan esa libertad”.

Totalmente de acuerdo, porque “Guapis” es una historia muy perturbadora para todo padre de familia al tener como protagonista a Amy (Fathia Youssoff), una niña de origen africano de 11 años de edad quien ha migrado a París en compañía de sus padres pero al separarse estos encuentra en un grupo musical que han formado otras niñas de su escuela al que han llamado “Guapis” para participar en un concurso musical un entorno de pertenencia del que siente tener una carencia en su hogar justo en el tiempo en el que empieza a tener su despertar sexual. 

“Guapis” es una interesante variante de irónicamente una película muy aclamada en Estados Unidos como lo fue en su momento “Pequeña Miss Sunshine” (Jonathan Dayton y Valerie Farris, 2006), pero que “comete el pecado” de trasladarse a estos caóticos tiempos que vivimos de polarización racial y de género,  donde con que una niña que tenga acceso a un teléfono celular está automáticamente expuesta a un mundo que, aunque en teoría flota en “una nube”, puede conducirla a unas riesgosas consecuencias para su propia integridad física e incluso la de aquellas que la rodean. Atrévase a verla.

Alfredo Galindo

Columna: Cinelectronico

Productor, Director y Guinista de cine.

Columnista del periódico Vanguardia desde 1995, escribe sobre música, cine y televisión. Combina la pasión de escribir con la creación cinematográfica.