Fotos: Mayra Franco
Mario Dávila retrata en este libro, con base en anécdotas, los aspectos poco conocidos de los gobernantes de la entidad, además de otros sucesos de las décadas de los 50 y 60

Los personajes de la política nacional en la actualidad están envueltos en auras de un curioso misticismo debido a su posición de poder. Rara vez se los ve en situaciones cotidianas y el público suele interactuar con ellos solo en ocasiones oficiales.

Mario Dávila está consciente de que existe otra faceta, un lado humano, en su vida privada, donde sobresale su personalidad como muy pocas personas han llegado a conocerlos y por ello en su libro “Gobernadores de Coahuila y Personajes de Saltillo” rescata las historias de aquellos famosos que pasearon por las calles de la capital del estado entre los años 50 y 60, entre otros sucesos.

En entrevista con VANGUARDIA el autor comentó que todo esto surgió a raíz de pláticas que tuvo con don Eustolio Valdés, quien conoció a estos personajes, y al darse cuenta rápidamente de la riqueza de tal testimonio tomó pluma y lápiz y comenzó la creación de este libro que publicó en 2018.

“Muchas de las anécdotas de los gobernadores vienen de estas pláticas”, expresó, “después hubo otras anécdotas que yo conseguí por otro lado y ya incluí otros capítulos. Mi objetivo con este libro es básicamente retratar una época en Coahuila, alrededor de los años 50 y 60, es una etapa que a mí se me hace muy interesante y que yo no veo posible que regrese. Son etapas que se viven y quise dar un retrato de ella. Como una fotografía del tiempo”.

“Y en esa fotografía aparecen figuras de ex-gobernadores pero no en su lado oficial, formal, sino en aspectos de su vida personal, de su carácter; hay escenas humorísticas y hasta jocosas; es el lado humano de estos gobernadores”, continuó.

Rescata el lado rico de este libro al presentar a estas figuras cuando aún convivían con el resto de los ciudadanos con normalidad.

“Podían andar en la calle, sin escoltas, podían ir al cine como cualquier ciudadano, pagando su boleto; es una cosa que veo muy difícil que vuelva”, expresó.

La magnitud de este trabajo periodístico es una primera aproximación al género de Dávila, aunque ha sido editorialista en este mismo medio.

“Para darle cuerpo incluyo algunos capítulos donde vienen experiencias personales donde  me tocó asistir a eventos deportivos que fueron de mucho impacto en la comunidad de Saltillo de aquel entonces”, comentó Dávila al respecto del segundo capítulo de su libro, donde narra hazañas deportivas como los primeros cuadrangulares de Héctor Espino en los Sultanes.

Asimismo dedica un capítulo entero a cómo se vivió la Guerra Fría en la ciudad, con anécdotas como la ocasión en que, siendo un adolescente, estudiante del Colegio Zaragoza, llegó a la institución una alarma —que resultó ser falsa, como afortunadamente después se enteraron— de que comunistas lo atacarían, por lo que él y sus compañeros montaron guardia armados sólo con rocas.

En otro capítulo del libro habla sobre personajes fuera de lo común en Saltillo y que le dieron un aspecto, en sus palabras, pintoresco a la ciudad. Personajes que merecen ser recordados.

Objetivo. El autor cuenta que con este libro busca retratar una época de Coahuila, entre los años 50 y 60.

 “Como el jefe de la policía Santana Jiménez, un temible pero eficiente jefe policiaco”, comentó, “viene también, aunque es muy conocido Adrián Rodríguez yo no había visto aspectos personales como una novia un poco idealizada que tuvo pero que fue real. Viene también Lolita Santos, una mujer enigmática pero muy interesante”.

En el quinto capítulo, su guía para sibaritas, habla sobre algunos datos gastronómicos de la época, mientras que en un anexo final aborda empresas e industrias con más de cien años de antigüedad vigentes en la actualidad, como es el caso del Hotel Hidalgo, sobre el cual descubrió recientemente hospedó a Pedro Infante en una ocasión.

Así como este último detalle a lo largo del pasado año ha recolectado más información, además de que aún cuenta con anécdotas e historias que no forman parte de la edición publicada, por lo que pondera la posibilidad de sacar una nueva entrega con más datos interesantes sobre el Saltillo de antaño.

El libro está a la venta por 150 pesos en la Librería del Fondo Carlos Monsiváis, la librería de Rufino Rodríguez, el Café Viena y el Archivo Municipal de Saltillo.