La estadounidense Gwen Jorgensen hizo buenos los pronósticos y se proclamó campeona olímpica de triatlón este sábado. Foto: EFE
La estadounidense ganó con un tiempo de una hora, 56 minutos y 16 segundos.

La estadounidense Gwen Jorgensen hizo buenos los pronósticos y se proclamó campeona olímpica de triatlón este sábado, al imponerse en la prueba de los Juegos de Río de Janeiro, disputada en el circuito trazado en torno a la playa de Copacabana.

Jorgensen, de 30 años y doble campeona del mundo, se consagró este sábado al ganar una prueba disputada con un recorrido de 1.500 metros a nado, cuarenta kilómetros en bici y diez más de carrera a pie por delante de la suiza Nicola Spirig, ganadora del oro hace cuatro años en los Juegos de Londres; en una prueba en la que la inglesa Vicky Holland capturó el bronce.

La estadounidense ganó con un tiempo de una hora, 56 minutos y 16 segundos, cuarenta menos que Spirig; y con 45 de ventaja sobre Holland, en una prueba en la que la chilena Bárbara Riveros fue quinta y la mejor española fue la extremeña Miriam Casillas, cuadragésima tercera, a 9:16 de Jorgensen.

La catalana Carolina Routier, primera al salir del agua, se retiró poco después; y la vasca Ainhoa Murúa, que compitió con fractura de estrés del calcáneo izquierdo -infiltrada y con un fuerte vendaje-, tampoco pudo acabar, aunque es digno de aplauso que haya aguantado, siendo la más veterana de la prueba (38 años) hasta el principio de la carrera a pie.