Aunque se ha advertido que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) todavía debe otorgar su visto bueno a la operación, ayer “se consumó”, a través de una conferencia de prensa, la conclusión de la era de Alonso Ancira al frente de Altos Hornos de México y la asunción del control accionario de esta por parte de Julio Villarreal Guajardo.

El nuevo grupo empresarial que controla AHMSA ha ofrecido regularizar la situación de la empresa y hacer frente a todos los compromisos que esta acumuló a lo largo de los últimos años, incluida la “devolución” al Gobierno de la República del presunto sobre precio que este habría pagado por la planta Agronitrogenados.

En total, se ha estimado que los adeudos contingentes de la acerera rondan los mil millones de dólares, de los cuales alrededor de una cuarta parte corresponderían a deudas con proveedores locales a los cuales no se les ha pagado los materiales o servicios prestados.

“Les debemos a los proveedores, a los clientes, al fisco. Se le debe al Seguro Social, se le debe mucho dinero y también vamos a cumplir con la responsabilidad que tiene Altos Hornos de reponer el Gobierno Federal (por) el problema de Agronitrogenados. Que quede muy claro: vamos a reponer a todo mundo nada más necesitamos tiempo”, dijo Jorge Silberstein, apoderado de la Alianza Minero Metalúrgica, empresa que adquirió las acciones que estaban en manos de Ancira.

Hay que remarcar, desde luego, las últimas cuatro palabras de la cita anterior: “nada más necesitamos tiempo”. Es decir, no habrá magia de inmediato, ni se van a corregir de forma instantánea los rezagos que se han acumulado en los últimos años. Lo que sí se esperaría de inmediato es que la situación de AHMSA deje de empeorar.

¿Cuánto tiempo tomará que la empresa se recupere y vuelva a ser la bujía de la Región Centro de Coahuila? Para tener una idea más o menos clara al respecto baste citar las proyecciones que ayer se plantearon como metas de producción para los próximos dos años y como condición para cumplir con los compromisos que tiene la acerera:

La meta inicial, de acuerdo con los nuevos accionistas, es ubicar la producción de la empresa en 200 mil toneladas mensuales durante el 2021, para luego avanzar a 250 mil toneladas en 2022 y finalmente estabilizarla en las 300 mil toneladas al mes. ¿Cuánto acero produce en este momento AHMSA? apenas 120 mil toneladas mensuales, es decir, menos de la mitad del volumen que se requiere para volverla rentable nuevamente.

Vienen pues, al menos tres años de una reestructura que permita al ícono de la Región Centro convertirse nuevamente en el núcleo de la economía en esa zona. Pero si los nuevos accionistas cumplen con los compromisos planteados ayer, estamos hablando de tres años de crecimiento que revertirán paulatinamente las condiciones actuales y a todo mundo darán respiro.

Así, salvo que la Cofece niegue su venia para concretar el acuerdo, sin duda estamos ante una de las mejores noticias que han recibido en muchos años los habitantes de la Región Centro de Coahuila.