El domingo pasado se estrenó en lugar de la desangelada adaptación de “Doña Flor y Sus Dos Maridos” el spinoff de la exitosa teleserie de dos temporadas “Mi Marido tiene Más Familia”.

“Juntos el Corazón Nunca se Equivoca” da seguimiento a la historia de Aristóteles (Emilio Osorio) y Temo (Joaquín Bondoni), los protagonistas juveniles de la mencionada teleserie que transmitió sus dos temporadas en la programación de “Las Estrellas” en el horario estelar de las 20:30 horas en el 2017 y el 2018 y que dieron los mayores ratings a la teleserie al revelarse la orientación homosexual de los dos y mantener en vilo a los públicos de todas la edades en que se dieran un beso que había sido privativo de parejas gay de adultos en producciones de décadas anteriores tanto de Azteca (“La Vida en el Espejo”; “Rastro de Mentiras”, del 2013) como de Televisa como sucediera con “Papá a Toda Madre”, del 2017 o a “Amar a Muerte”, del 2018, donde en su caso las protagonistas juveniles eran una pareja lésbica.

Así, y tomando en cuenta producciones como la brasileña “Rastros de Mentiras” donde nada menos el gran villano de la trama era homosexual aunque al final encontraba su redención, la televisión mexicana hizo historia esta semana al presentar por primera vez a un par de protagonistas de orientación gay que dejan su natal Oaxaca para ir a estudiar a la Ciudad de México y en cuyo derredor giran subtramas donde aparecen primeras actrices como Helena Rojo y Nuria Bages (quienes guardan un secreto “culposo” que pudiera dar más de qué hablar con respecto a este tipo de temática) o protagonistas de trayectoria comprobada de esta y otras televisoras tanto de galanes y heroínas como de villanos y villanas de la talla de Leticia Calderón, Laura Flores, Víctor González y Sergio Sendel, entre otros más.

La aceptación casi automática que lograron Emilio Osorio (hijo en la vida real del productor de la telenovela, Juan Osorio y la controvertida actriz y vedette Niurka Marcos) y Joaquín Bondoni (hijo en la vida real del también actor Uberto Bondoni) fue propiciada por una trama que como la de “Mi Marido tiene Más Familia” (curiosamente basada en un original coreano) era meramente familiar, con una matriarca tradicional de nombre Imelda (la diva del cine nacional Silvia Pinal), quien en un principio por su bagaje cultural y educación se presenta como homófoba e intolerante tanto con su nieto Aristóteles (Osorio) como por su recién llegado vecino y compañero de escuela Temo (Bondoni) para ir cambiando hacia el final de la historia y con ello ayudar a la aceptación de grandes públicos de la tercera edad.

Pero ahí no se detienen las cosas: el fenómeno de “Aristemo” de la segunda temporada de “Mi Marido Tiene más Familia” traspasó fronteras, y transmitida por la cadena hispana de Estados Unidos Univisión fue considerada y ganó un premio GLAAD que otorga una asociación norteamericana para la visualización positiva en los medios de personajes gays y lésbicos junto a la serie española “Elite” como de las mejores en habla hispana de esta temática en el 2018 … aunque irónicamente aunque Univisión había anunciado en dicha premiación el estreno simultáneo de “Juntos el Corazón Nunca se Equivoca” en Estados Unidos y México eso de manera muy extraña no sucedió a incluirse en el mes del orgullo gay.

Comentarios a:

sopeoperas@yahoo.com