ESMIRNA BARRERA
Posiblemente sea la última oportunidad para evitar caer en un apocalipsis, en una catástrofe de carácter global

Hace casi 5 años, el 25 de septiembre de 2015,  en  el pleno de la Asamblea General de la ONU,  los líderes de 193 países firmaron un compromiso de carácter global, me refiero a la Agenda 2030, el cual cuenta con 17 objetivos y 169 metas para alcanzar el  anhelado “Desarrollo Sostenible”.

En aquella ocasión el Papa Francisco afirmó: “cualquier daño al ambiente es un daño a la humanidad”, y que “el abuso y la destrucción del ambiente, al mismo tiempo, van acompañados por un imparable proceso de exclusión. (…) La exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana y un gravísimo atentado a los derechos humanos y al ambiente”.

También afirmó: “los más pobres son los que más sufren estos atentados por un triple grave motivo: son descartados por la sociedad, son al mismo tiempo obligados a vivir del descarte y deben sufrir injustamente las consecuencias del abuso del ambiente. Estos fenómenos conforman la hoy tan difundida e inconscientemente consolidada cultura del descarte”.

 

Desarrollo Sostenible

En este sentido, se entiende por Desarrollo Sostenible saber satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades; para lo cual los países firmantes enfrentarán las causas básicas de los problemas mundiales y no solo los síntomas, por lo que estos 17 objetivos intentarán terminar con la pobreza extrema, luchar contra la desigualdad y la injusticia y poner soluciones al cambio climático.

Hoja de ruta

Cabe mencionar que esta Agenda se basa en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) elaborados en el año 2000, que se centraban en la reducción del hambre, de la pobreza, de las enfermedades y de la desigualdad de género para 2015.

Indudablemente, se lograron avances significativos en el logro de estos objetivos, pero falta mucho aún por hacer, pues es patente la desigualdad que priva en el mundo y es también evidente, como también lo dijo el Papa Francisco, que hemos provocado una crisis ecológica y destruido la biodiversidad, lo que “puede poner en peligro la existencia misma de la especie humana”.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) conforman una agenda ambiciosa, al tiempo que buscan completar aquellos que los ODM no lograron, beneficiando y comprometiendo a México y Latinoamérica ya que la nueva propuesta aborda varias dimensiones de la desigualdad, que es uno de los principales problemas de nuestro país y la región.

Implicaciones

Ahora se pretende abordar la necesidad universal de un desarrollo que beneficie a todos los habitantes de nuestro planeta; en este sentido, como lo comentó también el papa Francisco, es necesario comprender “las nefastas consecuencias de un irresponsable desgobierno de la economía mundial, guiado solo por la ambición de lucro y de poder” y las implicaciones humanas que esto acarrea como lo es  “ la explotación sexual de niños y niñas, trabajo esclavo incluyendo la prostitución, tráfico de drogas y de armas, terrorismo y crimen organizado internacional”.

Realidad insostenible

Estas son solamente algunas de las estadísticas que nos hablan de la urgencia mundial para alcanzar el Desarrollo Sostenible:

“Existen más de 800 millones de personas que viven en la pobreza extrema, uno de cada cinco personas de las regiones en desarrollo vive con menos de 1,25 dólares diarios”.

“Alrededor de 795 millones de personas en todo el mundo no disponen de alimentos suficientes para llevar una vida saludable y activa. Esto es, 1 de cada 9 personas en la Tierra. La gran mayoría de las personas hambrientas del mundo vive en países en desarrollo, donde el 12,9% de la población está subalimentada”.

“Más de seis millones de niños siguen muriendo antes de cumplir los cinco años cada año. Los niños nacidos en la pobreza tienen casi el doble de probabilidades de morir antes de cumplir cinco años que los de familias más ricas. Cada hora 50 mujeres jóvenes son infectadas con VIH”.

 “En el mundo siguen sin escolarizar casi 60 millones de niños. Más de la mitad de los niños que no se han inscrito en la escuela viven en el África subsahariana. El 50% de los niños en edad de asistir a la escuela primaria que no asisten a la escuela vive en zonas afectadas por los conflictos. En el mundo, 781 millones de adultos y 126 millones de jóvenes no tienen un nivel mínimo de alfabetización, y más del 60% son mujeres”.

Objetivos del Desarrollo Sostenible

 

1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo

2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades

4. Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos

5. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas

6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos

7.            Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos

8. Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos

9. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación

10. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos

11. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

12. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles

13. Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos (tomando nota de los acuerdos adoptados en el foro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático)

14. Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr el desarrollo sostenible

15. Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra, y frenar la pérdida de diversidad biológica

16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles

17. Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible

Signo de esperanza

Coincido con el poeta Gibran: “Creer es una cosa y vivir conforme a las creencias es otra. Muchos hablan con la voz profunda del mar mientras viven como pantanos. Muchos alzan su cabeza por encima de las montañas mientras sus almas permanecen en las tinieblas de sus grutas”. Es necesario tener cuidado para no caer en las trampas de la ilusión y luego de la desesperanza, requerimos que esta acción mundial sea creída, custodiada e impulsada desde el corazón y la voluntad de cada uno de nosotros, de cada contemporáneo, posiblemente sea la última oportunidad para evitar caer en un apocalipsis, en una catástrofe de carácter global.

Tengo la certeza que, al lograr los ODS 2030, también se podrá derrotar las mil caras de la esclavitud moderna, para así alcanzar la libertad y la justicia de millones de seres humanos.

Entonces, es hora de la acción mundial, es momento de conocer y hacer nuestro alguno de estos objetivos, por ello me atrevo a invitar al lector a que analice y difunda e interactúe con otros habitantes del planeta en favor de estos propósitos: http://www.globalgoals.org/.

Por este medio los convoco a que investiguen más sobre el desarrollo sostenible: https://sustainabledevelopment.un.org/ para trabajar todos en la misma dirección y sintonía.

Coadyuvar al logro de los ODS no es responsabilidad exclusiva de los gobiernos, es también, insisto, de todos los ciudadanos del plantea. Y a cada uno de nosotros cotidianamente nos exige hacer lo propio desde nuestras trincheras, sobre todo hoy que la pandemia ha agudizado en todo el mundo la pobreza y la desigualdad económica y social.

Lic. Carlos R. Gutiérrez Aguilar Programa Emprendedor  Tec de Monterrey Campus Saltillo