De nuevo el peso encogió
y no regresa la calma
ni yendo a bailar a Chalma
por eso Carstens huyó