Hacker rusos que robaron datos de la departamento de policía de Washington aseguran que las negociaciones sobre el pago de rescate fracasó y amenazan con difundir la información confidencial que pondrá vidas en riesgo.

Hacker rusos que robaron datos al departamento de policía de Washington dice que las negociaciones sobre el pago de rescate fracasaron y difundirá información confidencial que pondrá vidas en riesgo si no se le ofrece más dinero.

La amenaza extorsiva coincide con otro ataque de ransomware a un gran oleoducto que afectó en parte el suministro de combustible del país, lo que pone de manifiesto el poder de pandillas delictivas conocedoras del internet para provocar el caos impunemente desde el otro lado del mundo.

El grupo Babuk dijo en su página web el lunes por la noche que divulgará “todos los datos” robados al departamento de policía de Washington si éste no “eleva el precio”.

Las negociaciones llegaron a punto muerto y la suma que nos ofrecieron no nos satisface”, dijo el grupo.

El departamento no respondió de inmediato a un pedido de declaraciones ni ha dicho si ha negociado un posible pago. De ser cierto, es un ejemplo de la complejidad del problema del ransomware cuando la misma policía se ve obligada a pensar en efectuar pagos a pandillas criminales.

El grupo publicó imágenes de pantalla de los datos que posee, entre ellos lo que parece ser archivos de medidas disciplinarias contra agentes de policía.

A fines del mes pasado, el grupo dijo que había hackeado la red del departamento de policía y amenazó con revelar la identidad de informantes confidenciales a menos que se pagara un rescate no especificado. Los expertos dijeron que la divulgación pondría en peligro la vida de los informantes.

Al día siguiente de la amenaza inicial, la pandilla trató de impulsar el pago al filtrar datos personales de algunos agentes tomados de las averiguaciones de antecedentes, como detalles de consumo de drogas en el pasado y, al menos en un caso, de abusos sexuales.