Aunque ejercitarse trae grandes beneficios al organismo y es una actividad sencillisima, no debe tomarse tan a la ligera

Hacer ejercicio es siempre una de las principales recomendaciones de los especialistas para mantenernos en óptimo estado de salud y una de las formas más sencillas de ejercitarnos es correr.

Correr de forma regular es realmente una fuente de juventud, pues puede conseguir retardar el declive psicológico asociado a la vejez espectacularmente. Los expertos dicen que hasta casi un 50%.

Esta actividad es la mejor forma de vida… cuando corres te estás regalando años-

Se trata de una práctica individual que no requiere una capacidad física especializada ni tampoco herramientas deportivas. Además resulta sumamente accesible para la mayor parte de la población porque puede realizarse al aire libre en lugares públicos sin ningún costo.

No obstante, la carrera a pie no debe tomarse tan a la ligera y el atleta debe entrenar con periodicidad y tomar en cuenta diversos consejos para no convertir esta actividad en un riesgo para el cuerpo, la salud o la vida misma.

Durante la más reciente edición de la Carrera Actívate Coahuila dos corredores perdieron la vida a causa de un infarto cuando se encontraban casi por finalizar este reto.

Son los trastornos del corazón las principales causas de muerte durante los eventos deportivos de este tipo en todo el mundo.

Los especialistas explican que así como se entrenan las diferentes partes del cuerpo, principalmente las piernas, para correr una carrera, también se debe preparar al músculo más importante: el corazón.

Este órgano es el encargado de bombear la sangre al resto del cuerpo permitiendo que cada parte funcione correctamente. Para entrenar el corazón es necesario realizar un ejercicio cardiovascular específico.

De acuerdo a los cardiólogos especializados en esta disciplina deportiva la mejor manera de fortalecer el corazón es mediante el ejercicio aeróbico, es decir, actividades tan sencillas como caminar, trotar, bailar, hacer bicicleta, entre muchos otros que se basan en la respiración y van creando resistencia.

Esta clase de deportes reducen la presión arterial y ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Por supuesto, deben realizarse moderando la intensidad para tomar consciencia de los límites de nuestro cuerpo. 

Recomendaciones:

> Regularidad: un aficionado que busca correr una carrera de largo alcance debe empezar a entrenarse alrededor de tres meses antes dedicando de una a dos horas por lo menos cinco veces a la semana.

> Planificación: La semana previa a la carrera no deben realizarse esfuerzos intensos. El atleta debe descansar completamente 24 horas antes y evitar baños calientes horas antes del evento.

> Estiramientos previos: es muy importante hacer ejercicios de estiramiento antes de empezar a correr y preparar así al cuerpo para el gran esfuerzo que está a punto de realizar.

> Calentamiento: para ayudar a aumentar el ritmo cardiaco y el flujo sanguíneo de forma progresiva, lo que a su vez oxigena los músculos y disminuye la tensión muscular se debe hacer un calentamiento previo.

> Sensatez: durante la carrera es importante no llegar a extremos y saber escuchar al cuerpo cuando este ha llegado a su límite.

> Recuperación: una vez terminada la carrera es fundamental volver a estirar los músculos de manera concienzuda, así como tomar un baño de agua fría.