Fotos: Jetza Múzquiz
Los menores le contaron a sus padres lo que vieron y éstos, acompañados de otros familiares, se internaron en el callejón y pronto se dieron cuenta que el individuo tenía un cable amarrado al cuello y se encontraba colgando de la barda

Cuando regresaban de la tienda, un par de hermanitos realizaron un hallazgo lamentable, pues observaron a un hombre que se encontraba aparentemente recargado en una barda, pero al acercarse se dieron cuenta que estaba colgado.

Cerca de las 10:30 de la noche de ayer, los dos niños salieron de su casa sobre la calle 13, en la colonia Morelos, con dirección a una tienda de abarrotes cercana para comprar algunas cosas que les había encargado su mamá.

Los niños se aventuraron a cortar camino pasando por los callejones detrás de las viviendas, y fue ahí donde vieron a una persona que parecía estar descansando contra la barda, pasando muy cerca de él, pero sin tomarle mayor importancia.

 

Pasaron varios minutos hasta que los hermanitos iban de regreso a casa, tomando otra vez camino por el callejón donde ahora sí se extrañaron de ver a la misma persona en la misma posición, sin haberse movido en todo el rato que duraron en sus compras.

Al llegar a casa, le contaron a sus padres lo que vieron y éstos, acompañados de otros familiares, se internaron en el callejón y pronto se dieron cuenta que el individuo tenía un cable amarrado al cuello y se encontraba colgando de la barda.

De inmediato reportaron al número de emergencia 911 para pedir la presencia de la Policía Municipal y una ambulancia del cuerpo de bomberos de la estación oriente, cuyos paramédicos sólo pudieron confirmar el deceso de la víctima.

EL DATO

71  SUICIDIOS se han registrado en la Región Sureste.