Hace unos días, el cantante nos sorprendió al ser portada de la Revista Vogue y mostrar que las etiquetas y los géneros ya no son establecidos por la sociedad. Aunque sus otros excompañeros también han incursionado en la música, sin duda Harry ha pasado de ser un ídolo juvenil a un ícono de la moda

One Direction fue una de las bandas juveniles más exitosas de la última década, después de ser descubiertos por el productor musical Simon Cowell y tras varios millones de discos vendidos, la agrupación se separó y cada uno emprendió su camino como solista. Aunque muchos de ellos aún suenan en la radio, sin duda uno de los más populares es Harry Styles, que no solo incursionó como actor, sino que también ha pasado de ser un ídolo juvenil a un ícono de la moda.

El primer gran éxito de One Direction llegó en 2011 con 'What Makes You Beautiful'.

Hace unos días, el cantante que estrenó en 2019 su álbum “Fine Line”, protagonizó la portada de la Revista Vogue con un look que rompe estereotipos y cánones de belleza. El británico utilizó vestidos elegantes combinados con sacos y sus características uñas pintadas de colores, sin duda una muestra de que Harry pertenece a una nueva era. Quizá todo se lo deba a One Direction, ya que la banda desde sus inició luchó con las etiquetas de las boy bands, pues en su momento los adolescentes se negaron a hacer coreografías, a tener un líder y a vestir iguales.

Aunque sus excompañeros Zayn, Louis, Niall y Liam seguían con su música y buscan establecerse, Harry se daba una vida de ‘Don Juan’, cada semana se le veía con una chica diferente como Caroline Flack, que prácticamente le doblaba la edad, y después la cantante Natalie Imbruglia. Se le vio paseando con Taylor Swift por Central Park y al poco tiempo besando a Kendall Jenner en un yate. Sin embargo, esa misma libertad le permitió como ídolo juvenil masculino, apoyar a la comunidad LGBT+, lo que le trajo millones de fans.

Desde sus últimos conciertos con One Direction hasta los suyos como solista, Harry siempre ha mostrado su apoyo a la comunidad.

Mientras luchaba con los estereotipos, vestía siempre con estampados estridentes, le gustaban las perlas y también el tul transparente, poco a poco se transformó en un ícono de estilo que no era ni masculino ni femenino, sencillamente era Harry Styles, tanta fue su influencia en la moda que fue distinguido como el hombre británico mejor vestido, robándole el puesto a David Beckham. Aunque a nivel monetario no sabemos bien quién de ellos es el mejor pagado, sin duda Harry es el que ha cambiado la historia de la moda y de los estereotipos de género, y eso en una era de cambios lo convierte en un éxito.