Foto: Jetza Múzquiz
El incendio afectó a varias especies de fauna silvestre, algunas de ellas endémicas.


De los cinco detenidos que eran señalados por causar el incendio forestal que consume la Sierra de Zapalinamé, uno ya fue liberado y los demás siguen a disposición del Ministerio Público.

Se trata de dos adultos, a disposición de la Unidad de Atención Temprana con Detenido, y dos menores que permanecen a disposición de la Unidad de Atención Temprana Especializada en Materia de Adolescentes, mientras que el otro inculpado fue entregado a sus padres, ya que se decidió no procesarlo penalmente debido a su edad.

De acuerdo a agentes del Ministerio Público, los inculpados enfrentan una multa que podría ascender hasta los 20 mil días de salario mínimo y hasta 10 años de cárcel, según estatutos federales, además de que tiene el agravante de la destrucción de la zona protegida.


EL MARTES PODRÍA
SER CONTROLADO

De acuerdo a la información proporcionada por brigadistas, el siniestro podría ser controlado hasta el martes por la tarde, sin poder estimar aún el daño total a la vegetación.

Ayer por la mañana arribó un helicóptero de Nuevo León, donde sí cuentan con equipo para este tipo de contingencias, para ayudar en el combate al siniestro, realizando vuelos de reconocimiento qué confirmaron cerca de 400 hectáreas dañadas.

Las estimaciones precisas del área dañada serían dadas a conocer hasta la tarde del martes, cuando los brigadistas bajen nuevamente de la Sierra con la llegada de la noche, cuando se pueda hablar del porcentaje de avance en las labores de extinción de la contingencia.

Será también el martes cuando se defina la situación jurídica de los responsables de esta catástrofe ecológica que no sólo dañó la vegetación.