En la entrega de los diplomas estuvo la directora de Desarrollo Económico, Elisa María Siller; el presidente de la AMHMC, Héctor Horacio Dávila Rodríguez; Olivia García, del Centro de Justicia y Empoderamiento para la Mujer y la gerente general del Hotel Huizache, Laura Cardona


Un grupo integrado por 27 personas se graduaron como camaritas y recepcionistas para laborar en los hoteles de la ciudad; por primera vez participó un joven que obtuvo también sus diplomas en ambas especialidades.

En la entrega de los diplomas estuvo la directora de Desarrollo Económico, Elisa María Siller; el presidente de la AMHMC, Héctor Horacio Dávila Rodríguez; Olivia García, del Centro de Justicia y Empoderamiento para la Mujer y la gerente general del Hotel Huizache, Laura Cardona.

Dávila Rodríguez dijo que las personas que tomaron ambos cursos podrán ser colocadas en los hoteles Hampton Inn, Camino Real, Quinta y El Murillo.

Comentó que actualmente en el Estado existe un déficit de 200 a 250 camaristas y 150 recepcionistas (60 a 70 de ellos en la región), mientras que el sueldo que perciben es de mil 800 a 2 mil 500 pesos por semana más prestaciones; algunos incluye comida, transporte y bonos.

Oro personal que hace falta al sector hotelero son los meseros, por ello añadió que están en pláticas con la Canirac para establecer cursos dirigidos a este tipo de personal.

UN VARÓN EN EL CURSO

Una de las personas que recibió su diploma luego de prepararse como camarista y recepcionistas, fue Leonardo David Ramírez Gámez, de 17 años, pero no fue el único en graduarse de su familia, también lo hizo su mamá, Claudia Ramírez Gámez, de 36 años.

David comentó que la primera vez que acudió al curso fue para acompañar a su mamá, sin embargo le gustó y continuó asistiendo, luego de que le mencionaron que le entregarían su diploma, siempre y cuando no fallara.

Una vez que terminó con su preparación consideró que esto le abrirá las puertas a una infinidad de trabajos, asimismo una de las cosas que aprendió durante el curso fue cómo tratar a la gente.

Otro de las participantes fue Liliana González, quien acudió para capacitarse y salir adelante al tener otros objetivos en la vida, lo que estará acompañado por un empleo y mejores ingresos. Anteriormente se desempeñaba como enfermera, pero dejó de ejercer la carrera y ahora se incorpora otra vez al ámbito laboral, donde espera trabajar como recepcionista.