Francesco Piazzesi, presidente del Consejo Nacional de Vivienda Económica, Social y Sustentable, explicó que se requieren soluciones para atender a este grueso de la población con opciones mixtas de financiamiento. Foto: Tomada de Internet
Francesco Piazzesi, presidente del Consejo Nacional de Vivienda Económica, Social y Sustentable, explicó que se requieren soluciones para atender a este grueso de la población con opciones mixtas de financiamiento

En México, seis millones de familias se encuentran desatendidas en su necesidad de vivienda, debido a que no cotizan en el Infonavit o el Fovissste, o no tienen acceso a un crédito bancario para hacerse de una casa como patrimonio.

“En México hay un déficit de 9 millones de viviendas, de ellas 3 millones corresponden a los modelos establecidos como Infonavit y Fovissste, las hipotecarias y las Fuerzas Armadas (...) De estas, 6 millones de familias no tienen un programa de atención, es decir, dos terceras partes del déficit de vivienda son y han sido históricamente familias que pueden ser autoconstructores”, dijo Francesco Piazzesi, presidente del Consejo Nacional de Vivienda Económica, Social y Sustentable (Convives).

Explicó que se requieren soluciones para atender a este grueso de la población con opciones mixtas de financiamiento, entre los créditos otorgados por el gobierno a través de la Conavi, la banca y los ahorros de los mexicanos para brindar casas adecuadas a sus necesidades.

Señaló que, a pesar de la emergencia sanitaria por COVID-19, Convives se mantiene en línea para entregar hasta 10 mil modelos de financiamiento, con recursos tanto federales como internacionales, y su objetivo es duplicarlos incluso para el próximo año.

“Esperamos que el año que entra podamos subirlo por lo menos a 15 mil, pero nuestra meta son 20 mil”, agregó.

Recordó que los subsidios otorgados por el gobierno federal a través del Programa de Vivienda Social (PVS) de la Conavi, representan en promedio un 40 por ciento del costo de una vivienda, más otro 10 por ciento proveniente de ahorros familiares, para comprar casas arriba de los 200 mil pesos en comunidades del país.

“Queda 50 por ciento restante, el cual puede ser un crédito o muchas veces el gobierno del estado o municipal suman recursos a ese subsidio, entonces el crédito baja hasta los 80 mil pesos a ser pagados hasta 7 años, pero la gente los paga antes”, comentó.