AP
Apenas han pasado dos semanas del comienzo de la NFL y equipos ya buscan alternativas en el puesto más importante del equipo, pero extrañamente Colin Kaepernick sigue siendo invisible para todos ellos

Sólo han pasado dos semanas del comienzo de la campaña de la NFL y equipos con aspiraciones, y otros tantos que no, ya tienen problemas para tener a un quarterback confiable en los controles.

Los casos más extremos son los que pasan Saints de Nueva Orleáns y los Steelers de Pitsburgh, pues aunque todos saben que sus mariscales de campo ya son veteranos, muy propensos a sufrir lesiones, no tienen un Plan B en el que puedan confiar a ojos cerrados.

Drew Brees se sometió este miércoles a una cirugía por la lesión que sufrió en el pulgar y se conocerá una fecha de regreso una vez que se termine la intervención, pero podría ser de entre 6 a 8 semanas fuera, prácticamente media temporada, por lo que las aspiraciones de Saits para pelear por el Super Bowl han disminuído dramáticamente.

Teddy Bridgewater será quien asuma la responsabilidad de la maquinaria ofensiva que tiene Nueva Orleáns y todo indacaría que no tendría porqué tener problemas, teniendo a Alvin Kamara como corredor principal, mientras que en la vía aérea tiene al dúo de Michael Thomas y Ted Ginn.

Sin embargo hay que recordar que la selección global 32 del Draft del 2014 tuvo su oportunidad de brillar cuando Vikings de Minnesota le dio la confianza para llevar al equipo a playoffs, pero al final terminó en la banca y poco tiempo después siendo descartado completamente.

Por su parte el futuro de Steelers es más crítico, luego de que por múltiples razones y de la noche a la mañana se quedaron su  uno de los mejores corredores de la liga, uno de los mejores recpetores de la liga y por si fuera poco, su jugador insignia, Ben Roethlisberger quedó fuera de la temporada por una lesión en su codo de lanzar.

Su remplazo es el quarterback de segundo año Mason Rudolph, quien fue adquirido en el Draft del 2018 en el puesto 76 global, y que incluso se le vio coraje en el pasado juego contra Seattle, donde sustituyo a “Big Ben” y por poco conseguía darle la vuelta a un abultado marcador en contra.

Sin embargo, no tiene la experiencia como para hacerse responsable de los controles de uno de los equipos con más tradición en la NFL y uno de los dos más ganadores de Super Bowl de todos los tiempos.

En Jaguars no son mejores noticias, luego de que se confirmó la fractura de clavícula del recién llegado Nick Foles y que se espera que no regrese en al menos 9 semanas, toda una vida en una temporada de la NFL.

Una noticia muy desalentadora, pues ahora deberán confiar en Gardner Minshew, quien fue la selección 178 global del pasado Draft.

Jets tendrá que esperar a que la salud de Sam Darnold mejore, pues la mononucleosis que sufre lo mantendrá alejado del equipo por tiempo indefinido, por tratarse de una enfermedad viral.

¿Quién será su suplente? Luke Falk, un quarterback que en el Draft del 2018 fue elegido en el puesto 199 por Titans de Tennessee, pero que desde entonces ya ha pasado por tres equipos y en ninguno a completado un pase de anotación, ni siquiera lo pudo lograr ayer lunes, que salió como titular.

El Plan C de Jets es Trevor Siemian, ese quarterback que lo ha seguido la mala suerte y también las malas actuaciones en Broncos, Vikings y ahora en Jets. El lunes tuvo minutos con el equipo y salió lesionado de la pierna.

Para no variar, Eagles está en suspenso con su “Golden Boy” o ya mejor conocido como “Crystal Boy”, Carson Wentz. El quarterback salió del juego contra los Falcons por un gole en las costillas y su estado aún está en evaluación.

Para mala suerte del equipo de Filadelfia, en la banca ya no está Nick Foles, su reemplazo de lujo de cada año, ahora deberán confiar en el veteranísimo Josh McCown, quien a sus 40 años y 11 equipos en la NFL se niega a retirarse. El otro es Nate Sudfeld, quien fue elegido en el puesto 187 global del Draft del 2016 por Washington.

AP

En los Giants también hicieron cambios, pues luego de confiar plenamente en su quarterback Eli Manning para comenzar la temporada y hacerle caso en su petición de descartar a uno de los mejores receptores, como lo es Odell Beckham. Ahora ya decidieron sentar al veterano mariscal de campo y entregarle el ovoide al recién reclutado Daniel Jones.

El joven quarterback de 22 años, fue elegido el pasado Draft en el puesto global 6 y por ello el equipo fue sumamente criticado, ya que aún estaban sobre la mesa nombres de quarterbacks colegiales con más prestigio.

AP

Este miércoles también se informó que Cam Newton sufrió una lesión en el pie izquierdo y estará fuera de actividad por al menos 2 o 3 semanas. El Plan B y C de Panthers de Carolina son Kyle Allen y el novato de tercera ronda, Will Grier. Nada alentador para el equipo que llegó a pelear un Super Bowl en el 2015, pero que a partir de ahí, todo ha ido cuesta abajo.

Pues ante todo eso, los equipos prefieren buscar entre la basura que queda disponible con jugadores veteranos que nunca “dieron el ancho” o confiar en que los novatos den el estirón en la liga de futbol americano más exigente del mundo.

Mientras que Colin Kaepernick sigue entrenando y esperando una oportunidad en la NFL, donde ya demostró tener el talento para llevar a un equipo a un juego de Super Bowl, pero que su ideología de exigir derechos igualitarios para todos los estadounidenses lo ha marginado.

Aparentemente por altas esferas políticas lo han mantenido a raya dentro de la liga, pues aún son muy recordados sus poco amistosas conversaciones por Twitter con el presidente, Donald Trump.