Foto: Especial
RSF denunció que el EI, Al Qaeda, Al Shabab y Boko Haram, entre otras organizaciones han lanzado una “Yihad contra periodistas”.

París, Francia.- Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció hoy que el Estado Islámico (EI), Al Qaeda, Al Shabab y Boko Haram, entre otras organizaciones extremistas han lanzado una “Yihad contra los periodistas”, que cubren la información sobre sus actividades.

En vísperas del primer aniversario del ataque armado contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo, la organización defensora de la libertad de prensa en el mundo, publicó este lunes un nuevo informe en el que denuncia la Guerra Santa y amenazas yihadistas contra los medios.

"El yihadismo se ha posicionado en la actualidad, junto a los más terribles dictadores, entre los peores depredadores de la libertad de prensa del mundo", lamentó el secretario general de RSF, Christophe Deloire, en el documento.

RSF aseguró que los trabajadores de los medios de comunicación se han convertido en el objetivo de ataques de grupos terroristas y yihadistas, como el Estado Islámico (EI) y Al Qaeda que operan en varios países.

Así como por grupos islamistas que operan solo en sus países o naciones vecinas como el somalí Al Shabab o el nigeriano Boko Haram.

En su informe “La Yihad contra los periodistas”, RSF examina los orígenes del odio de estos grupos yihadistas hacia los periodistas, sus ideologías totalitarias y sistemas, que insisten en que los comunicadores deben someterse o morir.

El reporte inicia con la lista negra de los 11 periodistas, caricaturistas e intelectuales que la revista Inspire de Al Qaeda publicó en 2013, entre ellos Ayaan Hirsi Ali, Salman Rushdie y Stephane Charbonnier, dibujante y director de Charlie Hebdo, quien murió en el ataque del año pasado.

El informe de la ONG también contiene los 11 mandamientos para los periodistas, que fueron decretados por Estado Islámico en la provincia siria de Deir Ezzor, en octubre de 2014, para poder “trabajar sin problemas”.

El primero y más importante es jurar lealtad a su califa al Abu Bakr al Baghdadi, aunque también se prohíbe a los periodistas trabajar para canales de televisión cuyos gobiernos "combatan a los países islámicos" y publicar un artículo sin antes ser autorizado por su oficina de prensa.

En caso de incumplimiento de los mandamientos, el periodista “se hace responsable" de las consecuencias que se deriven de su comportamiento, destacó el informe de RSF, tras recodar que los comunicadores que cubren las actividades del EI son considerados "soldados enemigos".