Tomada de Internet
El premiado ofreció un discurso poco alentador sobre su herencia para México, aunque confía en que algún día este será un gran país.

El escritor, periodista e historiador Héctor Aguilar Camín fue condecorado con la Medalla Bellas Artes por demostrar en sus historias y trabajos periodísticos, un entendimiento entre el pasado y la realidad contemporánea de México, como señaló Lidia Camacho, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes.

La ceremonia fue este lunes en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, donde a nombre de la Secretaría de Cultura Federal, Camacho destacó que la personalidad y la calidad literaria que porta el originario de Quintana Roo, lo hicieron merecedor del máximo reconocimiento que otorga esta institución.

En su discurso de aceptación, Aguilar declaró ser un soñador que quiso cambiar al país pero que no ha podido, asegurando que “hemos soñado de más y conseguido de menos. México será algún día un gran país, un país moderno y hospitalario para la mayoría absoluta de sus hijos, pero no lo será por los aciertos que se hayan cometido en el curso de mi generación”.

Tomada de Internet

Señaló que a pesar de haber intentado todo tipo de fórmulas efectivas en otros países para superar el subdesarrollo, los esfuerzos han devenido en resultados “insustanciales, insuficientes, ineficientes cuando no parodias perniciosas llenas de resultados contrarios a los buscados”.

Sentenció que la sociedad que su generación heredará a las siguientes, pudo haber sido mejor de haberla construido con una menor cantidad de errores y que sin afán de consuelo, al menos no han sido los primeros en equivocarse ni los peores.

Los cuentos destacan en la labor literaria de Aguilar Camín y estos han sido publicados en libros como Pasado pendiente y otras historias convertidas e Historias conversadas, mientras que sus últimas publicaciones novelísticas han sido Toda la vida y Adiós a los padres, ambos por Literatura Random House.

Con información de El Universal