Gravedad. Camila Guadalupe y Tadeo de Jesús se encuentran en terapia intensiva en el Hospital del Niño. | Foto: ORLANDO SIFUENTES
Camila Guadalupe y Tadeo de Jesús se encuentran en terapia intensiva en el Hospital del Niño
La gente que pueda ayudar, que lo haga de corazón, se lo aceptaría porque en realidad mi familia no cuenta con dinero”
Alfredo Gallegos, padre de los niños

Camila era conocida como una niña feliz y sonriente, catalogada como “excelente” por sus maestras. La mañana de este lunes su vida cambió por completo, pues al viajar en un vehículo que no tuvo precaución al circular por el oriente de Saltillo, sufrió el fuerte impacto de un tráiler, y ahora se encuentra postrada en una cama de hospital, con un respirador artificial.

Camila Guadalupe, de 7 años y su hermano Tadeo de Jesús, de 6, sobrevivieron al accidente donde murió su madre y su bisabuela instantáneamente; los niños continúan en terapia intensiva, pero “están mal”, informó el director del Hospital del Niño, Carlos Iván Oyervides.

Los pequeños arribaron a Saltillo hace un año, viajaron desde Zacatecas junto con sus padres Alfredo Gallegos y Karen Isabel Rentería, quienes buscaban trabajo, una mejor vida y estabilidad familiar.

Al estar en la capital de Coahuila sus padres se separaron, pero seguían conviviendo con sus hijos; había una esperanza de estar de nuevo juntos. “Nos vinimos por necesidad de La Candelaria, Mazapil, Zacatecas”, comentó Alfredo.

Al iniciar este lunes, Karen se desplazaba con su pareja sentimental en un vehículo acompañada de su abuela y sus dos hijos, fue cuando se incorporaron de la calzada Francisco I. Madero al Periferico Luis Echeverría Álvarez cuando fueron impactados por un tráiler.

“La única persona que traía mi número era mi esposa, nadie lo traía y hasta que pudieron localizarme me di cuenta de todo como a las 06:00 de la tarde”, dice.

“Es triste todo, no sé lo cree uno y pues por mis hijos tengo que echarle ganas y salir adelante”, dijo el padre de los niños, quien se mantiene fuera del Hospital del Niño, anhelando la mejora de sus hijos.

Alfredo, trabaja en la obra como albañil, teme que sus hijos requieran de una cirugía, pues no cuenta con el recurso si quiera para comprar sus medicamentos.

“Yo les comentaba que el apoyo sería nada más, si es que hay que apoyar a mija, pues esto sale muy caro y no sé cuánto salga, a lo mejor van a empezar a pedirme medicamentos o no sé”, agrega.

“La gente que pueda ayudar, que lo haga de corazón, se lo aceptaría porque en realidad mi familia no cuenta con dinero, todos vivimos al día, en el trabajo de la obra no es bien pagado porque trabajas unos días con un patrón y otros días con otro”, explica.

Ambos niños se encuentran sedados, en terapia intensiva, con golpes en sus rostros; Camila es la más afectada, pero por fortuna su cerebro no registra lesiones o al menos eso informaron los médicos del nosocomio.

Espera su recuperación para poder abrazarlos nuevamente, para poder ayudarles a reponerse de la pérdida de su madre, ellos no tienen conocimiento de lo sucedido. “Mi idea es siempre tenerlos a mi lado, he luchado por ellos, me gustaría llevármelos a mi rancho, eso me pedían siempre, estar allá. “Están graves pero estables, no me dicen si van mejorando, ayer se hablaba de que iban a operar a la niña”, dice esperanzado.

Preparan en escuela colecta 

Desde hace un año y medio que llegó Camila a la escuela primaria “Amalia Euresti de Gutiérrez”, se notó su presencia en el plantel.
Siempre ha destacado por ser una niña muy activa. Aunque llegó con bajo rendimiento, en cuestión de semanas dio a notar su inteligencia y su nobleza, lo que la ha colocado entre las favoritas de las maestras y la directora del plantel.

Luego de darse a conocer que Camila era una de las sobrevivientes a un fuerte accidente que conmocionó a la sociedad saltillense, las maestras no dudaron en acercarse el Hospital del Niño, donde permanece en terapia intensiva junto a su hermano Tadeo.

“Diana, su maestra, decía por qué la aceptaste, la niña viene bien mal, en ceros; yo le dije que no podemos negar la educación, y como al mes avanzó demasiado, va aprendiendo súper rápido, va aprendiendo y va aprendiendo, dijo la maestra”, explicó Martina Minor Alcalá.

Al lunes que no fue a clases, comenzó la duda de las maestras del plantel, pues Camila nunca faltaba, horas más tarde se dieron cuenta que ella era una de las afectadas del accidente.

“Es una excelente niña por eso estamos aquí en apoyo a ella, nos buscaba bastante, tanto a la maestra como a mí”, añadió la directora.

“Siempre supimos del accidente, pero no sabíamos que fuera ser ella una de las afectadas; en la escuela está en llanto”, dicen.
La directora dijo que se prepara una campaña para ayudar al padre de la niña porque sabe que de la pérdida de su madre.

“Lo importante es que salga de ésta, primeramente, Dios, cómo quiere uno a sus alumnos, forman parte de uno, es bien triste y todo, nada más traigo aquí a Camila en la cabeza porque tenemos el comedor en la escuela y ella siempre andaba con mi nieta (refiriéndose a la abuela, quien falleció en el percance)”.

Minor Alcalá dijo saber de la situación de la niña, ella siempre llegaba más contenta de lo normal a la escuela, cuando su padre les había visitado.

“Siempre decía cuando los visitaba su papá, ahora con esto decimos, hay Dios mío, a veces no entendemos las cosas de Dios, pero todo la va sacar adelante, primeramente Dios y verá que todo saldrá bien, yo me quiebro bastante, Dios la va ayudar, es una excelente niña”, concluyó.