"El báculo es mucho más que un ornamento, apoya simbólicamente a un obispo lo mismo que un bastón al pastor que guía obejas"
El lunes 20 recibirá de Francisco Villalobos el símbolo de autoridad episcopal para apacentar la grey

Todas las misas tienen el mismo valor porque en cada una se ofrece por igual el alma y el cuerpo de Cristo. Sin embargo, hay algunas, como la del próximo día 20 de marzo que tienen un simbolismo muy especial, en ésa, Francisco Villalobos entregará el Báculo al nuevo obispo de Saltillo, José Raúl Vera, igual que un hombre las llaves de su casa a otro; es entregar la batuta, es abrir completamente las puertas para que el que sigue dé lo mejor de sí.

Un pastor lleva su bastón para auxiliarse en la tarea de guiar a sus ovejas, así el Cayado Episcopal es mucho más que un ornamento, representa el soporte para llevar por los caminos a un pueblo a la vez que ayuda al que lo porta para apoyarse a sí mismo para tomar fuerza y andar.

La fiesta religiosa del día 20 iniciará con el caminar de cerca de 200 sacerdotes desde la calle Castelar atravesando luego el callejón Santos Rojo para finalmente hacer la entrada por la puerta principal a la Catedral, seguidos por un grupo de obispos presididos por Francisco Villalobos que vendrán también en caminata desde la calle Ildefonso Vázquez. Los fieles ya estarán adentro. También harán entrada alumnos del Seminario Mayor, religiosas y laicos representantes de todas las parroquias de la diócesis de Saltillo desde los pueblos más pequeños hasta las congregaciones más cosmopolitas, y entre todos ellos estarán presentes personas de Chiapas que siempre estuvieron cerca de Vera en su labor desempeñada en aquel estado.

Una vez adentro, Vera recibirá una salutación de Villalobos. Luego se leerán las bulas, que son documentos oficiales que manda el papa Juan Pablo Segundo nombrando a Vera sexto obispo de Saltillo. El nuevo obispo tomará posesión frente a los consultores diocesanos quienes tienen el encargo de colaborar en el gobierno de la diócesis. Entonces llega el momento más importante de toda la celebración: Villalobos entrega el Báculo que es el símbolo de la autoridad episcopal. Los asistentes aplaudirán el nombramiento y un grupo de sacerdotes pasarán a rendirle simbólicamente obediencia, le besarán el anillo y entonces todos los obispos saludarán a Vera en signo de confraternidad.

Será momento de empezar propiamente la misa en la que Vera ofrecerá un mensaje, pero será concelebrada, es decir ofrecida en conjunto por los sacerdotes, obispos y cardenal presente. Todos ellos con su vestimenta blanca, alba. Y el Báculo estará ahí, con su fuerza intrínseca renacida como luz interior para seguir apoyando el camino del pastor de las ovejas, José Raúl Vera tendrá consigo la estafeta para continuar, para apoyar su camino con ese bastón tan especial.