Detenido. El hombre que atacó a puñaladas a padre e hijo el fin de semana, enfrentará juicio a partir de hoy. | Foto: Vanguardia
El acusado regresó al centro penitenciario, donde tendrá que pagar el crimen que cometió el sábado 30 de noviembre en Egipto y Jerusalén, en la colonia Nueva Jerusalén

Un juez ordenó la libertad de Alejandro N, quien fue detenido por posesión de narcóticos y justo al retirarse del  Penal fue reaprehendido por la Policía Investigadora por una orden de captura en su contra por homicidio.

El acusado regresó al centro penitenciario, donde tendrá que pagar el crimen que cometió el sábado 30 de noviembre en Egipto y Jerusalén, en la colonia Nueva Jerusalén.

Como víctimas aparecen: el concesionario de taxis Rogelio Gómez Medina, quien al morir tenía 46 años y su hijo Mijael Gómez, quien está grave en el Hospital General.

Según la Fiscalía del Estado, Alejandro atacó a Rogelio Gómez, por quien guardaba un profundo rencor por viejas rencillas, luego le encajó un cuchillo en el vientre, causándole una herida mortal, enseguida acuchilló a Mijael, también en el vientre, dejándolo muy grave.

Te puede interesar

Tras el ataque el agresor se fue a su domicilio, donde según su abogado narró los hechos a su padre, con el cual se trasladó a la Fiscalía General del Estado a declarar.

Víctor Hugo Mora Jurado, abogado del ahora detenido, refiere que a su defendido se le detuvo de forma ilegal y se le acusó de posesión de narcóticos.

En la audiencia de ayer se informó que la detención de Alejandro fue en la colonia Nueva Jerusalén, sin embargo, el mismo litigante aseguró que el acusado, junto con su padre, se presentó de manera voluntaria ante el ministerio público y ahí, un elemento de la Policía Investigadora lo recibió, y le dijo que un par de horas se le dejaría en libertad.

Dice Mora Jurado que no cumplieron lo acordado y luego de “plantarla” droga lo ingresaron a prisión.

Con estos argumentos el abogado logró que su defendido fuera puesto en libertad, al considerar el juez ilegal la detención.

Pero más tardó en tramitar su libertad que en perderla, ya que justo cuando abandonaba el Poder Judicial del Estado, (PJE), el presunto homicida del taxista no fue recibido por familiares, si no por dos agentes de la Fiscalía, quienes le informaron sobre su captura.

Los oficiales le dieron lectura a sus derechos, para que solicitara la presencia de su abogado  en la audiencia que se efectuará hoy.